Lecturas para tiempos de virus

Hace años, un amigo de mi compañera cayó gravemente enfermo hasta el punto que los médicos lo desahuciaron y le dieron dos o tres meses de vida. El hombre estaba ingresado en el hospital, y aunque parezca mentira esperar la muerte también puede ser aburrido. Pasaban los días, la muerte no llegaba, y A. (que así se llamaba el enfermo) ya no sabía qué hacer para distraerse en su cama del hospital.

A. entonces se acordó de que yo tenía conocimientos literarios y un día en que mi
compañera fue a visitarle le pidió que le trajera algunos libros divertidos para leer. "Pero que sean divertidos de verdad, porfa —le recalcó a mi compañera—. Necesito distraerme."

Creo que es el encargo más difícil que me han hecho en mi vida. ¿Qué libros pueden distraer, ya no digo hacer sonreír, a alguien que va a morirse en cualquier momento? Ya me gustaría ver a los catedráticos de literatura en ese brete. Porque realmente los libros que hacen reír se pueden contar con los dedos de la mano.

Después de unos días de romperme la cabeza a base de bien, le di a mi pareja cuatro libros para el enfermo desahuciado. Fueron estos:

- Miguel de Cervantes, El licenciado Vidriera (1613)
- Friedrich Dürrenmatt, Griego busca griega (Grieche sucht Griechin, 1955)
- Jerzy Kosinski, Desde el jardín (Being There, 1970)
- Eduardo Mendoza, Sin noticias de Gurb (1991)

Como el virus va para largo y el confinamiento también, te recomiendo estas lecturas. Si nos morimos, que sea contentos.

Es evidente que esta lista es muy corta y es seguro que hay más obras divertidas que podrían añadirse. Así pues, si conoces alguna novela realmente divertida, no dudes en recomendármela, indicando abajo en un Comentario el autor y título. Prometo leerla, y si es divertida de verdad la añadiré a la lista. ¡Muchas gracias!


¡Ah! El amigo desahuciado sobrevivió...


https://www.alianzaeditorial.es/libro/bibliotecas-de-autor/el-licenciado-vidriera-la-fuerza-de-la-sangre-miguel-de-cervantes-9788420689555/

Miguel de Cervantes, El licenciado Vidriera
Madrid, Alianza, 2014, El libro de bolsillo.
 

El protagonista de la novelita es un loco cuya locura consiste en creerse de cristal. Si alguien se le aproxima empieza a pegar gritos para que no se le acerque, porque se rompe. Como está loco de atar puede decir las burradas que quiera porque a los locos nadie hace caso. Para desternillarse. 


https://www.planetadelibros.com/libro-griego-busca-griega/88132

Friedrich Dürrenmatt, Griego busca griega
Traducción de Juan José del Solar, Barcelona, Tusquets, 1987.
 

La literatura en lengua alemana de posguerra es genial. Hay un montón de escritores (alemanes, austríacos, suizos...) que publicaron obras notables en aquellos años inmediatos después de la II Guerra Mundial. Novelas, obras de teatro, guiones radiofónicos... Entre mis autores preferidos: Heinrich Böll, Peter Weiss,  Max Frisch y el suizo Friedrich Dürrenmatt.
 

No soy ningún experto en literatura en lengua alemana, pero entre lo poco que he leído la novela que recomiendo es la más divertida que conozco. Ignoro qué tal es la traducción de Tusquets. Yo la leí hace años en una traducción al catalán de Lluís Solà (Edicions 62, 1966). 


https://www.anagrama-ed.es/libro/compactos/desde-el-jardin/9788433920133/CM_9

Jerzy Kosinski, Desde el jardín 
Traducción de Nelly Cacici de Bonomini, Barcelona, Anagrama, 2006.
 

Un jardinero retrasado mental llega a presidente de Estados Unidos. Es la novelita más hilarante que he leído jamás. Si quieres desternillarte, empieza por esta lectura. Ignoro la calidad de la traducción de Anagrama: yo la leí en una muy buena traducción de la editorial Pomaire (1977). 


https://www.planetadelibros.com/libro-sin-noticias-de-gurb/12657

Eduardo Mendoza, Sin noticias de Gurb
Barcelona, Seix Barral, 1991.
 

Es la historia de un extraterrestre al que se le estropea la nave espacial y aterriza en Barcelona. Para troncharse. La novela fue publicada por entregas en el periódico El País en agosto de 1990, sin duda para amenizar el verano de sus lectores (se publicó del 1 al 25 de agosto, bajo la cabecera "El folletín de Eduardo Mendoza" e ilustrada con dibujos de Perico Pastor). El diario batió un récord de ventas aquel mes. Todavía conservo los recortes de las entregas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario