25 de febrero de 2018

(Si no lo son, lo parecen.)


1. (Si no lo son, lo parecen.)

 
—En un Estado democrático —siguió diciendo Meneses— no hay presos políticos. ¿Por qué? Porque si los hubiera no sería un Estado democrático. Es de cajón. Así pues, como España es un Estado democrático, no hay presos políticos. Punto. La lógica del razonamiento es apabullante. Ahora bien, si los cuatro políticos catalanes en prisión provisional no son presos políticos, se le parecen tanto, pero tanto tanto, que no se aprecia diferencia. O por lo menos eso es lo que pensamos muchos.
—¿Y qué pasa entonces con el Estado democrático? —inquirió Aquilino.
—¡Ah!...
 


2. (Un rey en Barcelona.)
—Que la proclamación de la República catalana fuera de simulacro y en diferido, a lo Cospedal —dijo Melquíades—, o como declaran ahora los reos independentistas ante el Santo Oficio, "simbólica", no obsta para que Cataluña sea una República de hecho. No lo será de derecho, pero sí lo es de hecho. Ahora bien: ¿cómo encaja una República en un Reino? Difícil. Y además un Reino beligerante. El conflicto está servido.

Primer capítulo: educación y respeto sí, pero pleitesía no. Chapó.


(Véase aquí la nota de Ada Colau sobre el besamanos.) 


3. ("¿Tanto cuesta sacrificar a un catalán?" ¿A uno, y a cuántos millones más?)

"¿Tanto cuesta sacrificar a un catalán?"
SSdS, en el Congreso de los Diputados

El pasado octubre Rajoy Brey convocó elecciones autonómicas y al día siguiente metió a los políticos y líderes independentistas en la cárcel, Fiscalía mediante. Genial. Solo se ha visto algo similar recientemente en Turquía y Egipto. Ahora el resultado es el Caos en Cataluña y un conflicto insoluble entre legalidad y legitimidad: cualquier gobierno legítimo en Cataluña es a priori considerado ilegal por el Estado, y viceversa, cualquier gobierno legal para el Estado sería ilegítimo para los catalanes. ¿Cómo resolver este conflicto entre legalidad/legitimidad?

Después de dos meses de darle vueltas los partidos independentistas-republicanos parecen haber encontrado una salida al imposible laberinto, muy acorde con el Caos general, la cual consiste en un doble gobierno: un gobierno legal en Cataluña y un gobierno legítimo en el exilio. Si alguien cree que ya lo había visto todo, se equivoca. Pero eso es lo que hay. Ahora habrá que ver si el invento funciona y cómo. Lo que no cabe duda es que un gobierno, necesariamente, ha de ser legal y legítimo, y si no pueden estar
reunidas ambas cualidades en un solo gobierno habrá que repartirlas en dos. Y sí: cuesta mucho "sacrificar" la legitimidad, por lo menos tanto o más que sacrificar la legalidad. El problema es que el gobierno del Estado no parece dispuesto a poner nada de su parte para que nada funcione. Pero eso no es ninguna sorpresa. No se pueden pedir peras al olmo ni se puede pedir un comportamiento democrático a un gobierno del PP que mantiene en sus funciones, como si nada, a CUATRO MINISTROS REPROBADOS (Catalá, Montoro, Zoido y Dastis) por el Congreso de los Diputados.

"¿Tanto cuesta sacrificar a un catalán?" (SSdS). ¿Tanto cuesta respetar unas elecciones que convocó el gobierno mismo?

Del 155 no hay regreso a ninguna "normalidad". Del 155 no hay regreso a ninguna parte.

(Continuará.)

 

 Magistral conferencia del catedrático Javier Pérez Royo en la XIII Jornada Ernest Lluch: "Democràcia, legalitat i legitimitat" (Universitat Pompeu Fabra, Barcelona, 22-2-2018)


 

El divan (TV3) - Entrevista a Suso de Toro


(Goya - Los Caprichos.)
94.                      

¿Monarquía Parlamentaria o de Carta Otorgada?
"Oh, mon Dieu! Un Roi."

Lecturas recomendadas 
- Enric Juliana, La pugna de PP y Ciudadanos enciende la batalla de las lenguas (24-2-2018)
- Ramón Cotarelo, Espejo de príncipes (25-2-2018) 
- Javier Pérez Royo, Se prohíbe blasfemar... sin motivo (25-2-2018), La hora de la verdad (27-2-2018) y Prevaricación contra la democracia (28-2-2018)
- Suso de Toro, Estado policial, ya está siendo (25-2-2018) y Vergüenza y amargura (1-3-2018)
- Esther Vera, Qué fracaso el suyo, majestad (25-2-2018) 
- Fernando López Agudín, Colau, Carmena y la algarabía cortesana (27-2-2018) 
- Marta Pérez, Elpidio José Silva: "Si esto no cambia, es muy probable que, en cincuenta años, Marruecos tenga una democracia más perfecta que la española" (27-2-2018)
- Lluís Orriols, La izquierda ausente (27-2-2018) 
- Antoni Bassas, El patriotisme "normal" que arriba a Espanya (1-3-2018)
- Aleix Moldes, Javier Pérez Royo: "Llarena prevaricará si impide a Sànchez ser investido por el Parlament" (3-3-2018) 
- Esther Vera, Ada Colau: "És injust i difícil però ha de ser possible recosir el país tot i els quatre presos polítics" (3-3-2018). Traducción al castellano: Ada Colau: "Es injusto y difícil, pero ha de ser posible recoser el país a pesar de los cuatro presos políticos"
- Martí Estruch Axmacher, Axel Schönberger: "Des del 27 d'octubre de 2017, Espanya no és una democràcia" (4-3-2018) 
- Joan B. Culla, De mal gusto (5-3-2018) 
- Sabino Cuadra, Involución democrática o metástasis franquista (6-3-2018)

Otros temas
- Saúl García, Alcañiz no tuvo a su Picasso (3-3-2018) 


- Ernest Urtasun, El PP y el Banco Central Europeo (4-3-2018). Disfrutar de la vida, que cuando Weidmann llegue a la presidencia del BCE sabremos lo que es el desastre.  
- Enric Juliana, Elecciones Italia. Populismo norte, populismo sur (6-2-2018) 

18 de febrero de 2018

(Españolizar catalanes: la demencia recurrente del fascismo español.)

1.
Yo nací en un pueblo de la provincia de Barcelona, Vilafranca del Penedès, topónimo "españolizado" por Franco como "Villafranca del Panadés". No es mucho el cambio impuesto por Franco, pero sí lo suficiente para molestar al 100 % de los habitantes de Vilafranca, porque a nadie le gusta que le cambien el nombre. Ahora, 40 años después, esos mismos fascistas vuelven a las andadas intentando "españolizarnos" a los catalanes por enésima vez. En realidad, vienen "españolizándonos" desde 1923 (salvo el paréntesis de la gloriosa II República), con un éxito espectacular. Luego se preguntarán los españoles, muy sorprendidos, de qué nos quejamos los catalanes y por qué estamos tan a disgusto y molestos. Y es que 95 años de tocarnos las narices, son unos cuantos.


A lo que iba. Vilafranca tiene una Rambla, donde van los vilafranqueses a pasear y a tomar el vermut los domingos por la mañana, y al final de esa Rambla hay un bonito monumento modernista dedicado a un ilustre hijo de la villa: Manuel Milà i Fontanals. Yo de pequeñito nunca supe quién era el señor de ese monumento, porque es de esas cosas que uno pasa millones de veces por delante de ellas y nunca se fija por tan familiares. Pues bien, Milà i Fontanals fue, nada menos, el padre de la filología española moderna y maestro de Marcelino Menéndez Pelayo, su alumno preferido en la Universitat de Barcelona.

 Monumento a Milà i Fontanals (1818-1884), en Vilafranca del Penedès (Barcelona)

Yo estoy seguro de que si en el siglo XIX hubiera habido toda esa chusma españolista berreando "¡A por ellos!", Milà i Fontanals no hubiera existido jamás. No hubiera podido existir. Tampoco yo me hubiera dedicado a Antonio Machado si 30 años atrás hubiese tenido que padecer semejante aterradora barbarie españolista del "¡A por ellos!", por más republicano que fuera Antonio Machado, que ya es ser héroe ser republicano en España. Y es más que probable que después de toda esa criminal ofensiva desatada por el Estado contra los catalanes, no vuelva a existir ningún otro Milà i Fontanals ni similar, por lo menos en los próximos 90 años.

Aunque es seguro que a los bárbaros fascistas españoles les importa un pimiento que el vilafranqués Milà i Fontanals fuera el padre de la filología española moderna, porque ellos son más bien del "¡Muera la inteligencia!" de Millán-Astray. Y, desde luego, se nota.

2.
Cuando conozco a alguien de esas Españas lo primero que hago es preguntarle de dónde es. Porque hay muchas probabilidades de que donde sea que haya nacido, yo haya estado en su pueblo natal. Y es que he dedicado muchos años a recorrer la península de una punta a otra, y es raro el pueblo en que no he estado, por recóndito que sea, por lo menos de Despeñaperros para arriba. Ya quisieran muchos de esos aprendices de fascistas que tanto se les llena la boca con España (una pura abstracción para ellos) y de "españolizarnos" a los catalanes (puro salvajismo colonial), conocer la mitad de bien que yo, un catalán, la geografía de ese país. Y no solo la geografía, sino su historia y literatura. En cambio, la mayoría de esos aprendices de fascistas no tienen ni idea de Cataluña, ni les interesa tampoco. ¿No dicen que Cataluña es España? Pues debiera interesarles. O bien son idiotas que no saben ni lo que hablan.


Pongo un ejemplo. En el pueblo mediterráneo donde resido suelo ir con frecuencia al restaurante de un matrimonio amigo. Ella es de Carrión de los Condes. Pues bien, en Carrión, como en tantas otras poblaciones de Palencia, he estado infinidad de veces, lo cual no tiene nada de extraño pues Palencia es una de mis provincias favoritas, no solo por su arte románico, único en España, sino por las impresionantes iglesias góticas de Tierra de Campos. No soy el único: un amigo de Barcelona se compró una casa en Astudillo, como segunda residencia donde pasar de vez en cuando unos días tranquilo. Por cierto, en Astudillo nació César M. Arconada, novelista, militante del PCE, y después de la guerra exiliado en Moscú donde murió en 1964 (la Biblioteca Municipal de Astudillo lleva su nombre, lo cual honra en gran manera a los astudillanos). Estoy convencido de que Pablo Casado (nacido en Palencia), en algún receso de levantar el brazo en alto, no vaya a agarrarle una tendinitis, habrá leído La turbina (1930).

 Biblioteca Municipal César M. Arconada en Astudillo (Palencia)

El marido es de Sanabria, donde también he estado por lo menos en media docena de ocasiones. Aunque no nació en Puebla de Sanabria, sino en San Martín de Castañeda, un pequeño pueblo colgado en la ladera sobre el lago y al cual hay que acceder expresamente por una carreterita que bordea el lago y serpentea montaña arriba. Pues también he estado allí. Es de destacar que mi amigo senabrés nunca se había fijado en las impresionantes cuatro figuras adosadas a ambos lados de la entrada de la iglesia de Nuestra Señora del Azogue, del siglo XIII.

 Puerta de la iglesia de Nuestra Señora del Azogue (Puebla de Sanabria, Zamora)

Y así podría seguir relatando pueblos y lugares hasta el año próximo, pues como he dicho he recorrido las Españas hasta el último rincón. Sin embargo, lamentablemente, eso ya se acabó. Ya no me atrevo a viajar por España, no sea que por catalán me pinchen las ruedas del coche, me insulten, o a saber qué. El "¡A por ellos!" es criminal, y va a tardar décadas en olvidarse, si es que eso es posible.

Me temo que los catalanes, con buen criterio, han decidido independizarse de esa tronada Monarquía Católica imperial ("nación española" lo llaman esos pillos) y de ese Estado corrupto hasta la médula que cree vivir todavía en el siglo XVII. Decisión que no tiene nada que ver con el nacionalismo catalán, sino con la higiene más elemental. Y si ahora la cosa anda en torno al 47 % de independentistas, mañana será del 99 %, por más que impongan el "español" en las escuelas catalanas, la Formación del Espíritu Nacional, y todo lo que se les ocurra a ese puñado de delincuentes que usan el nacionalismo español como tapadera para seguir robando, que es lo suyo y lo que de verdad les entusiasma.

No hay chorizo que no se envuelva en la bandera nacional, aquí en España como en todas partes. Eso es universal. Y es que un hijo de puta patriota no parece tan hijo de puta.

3.
Y, por supuesto, el idioma en el que escribo estas líneas no es el castellano, sino el chino mandarín. Porque los catalanes, como es sabido, estamos todos "adoctrinados" y no tenemos ni idea de España ni sabemos una palabra de castellano ("español", dicen ellos) (*). Así pues, el lector no se confunda: eso que lee es chino mandarín.


Aunque ahora, dicen esos aprendices de fascistas, lo arreglarán obligando a enseñar en "español" en las escuelas catalanas, como Primo de Rivera hace 95 años. Qué gran idea. A ver si así los catalanes, yo incluido, aprendemos "español" de una vez, lengua que desconozco, como es patente. Y así de paso leo el Quijote que, por cierto, acabó en Barcelona, y es que en la depauperada España de comienzos del siglo XVII, más depauperada y arruinada todavía que la del siglo XXI, que ya es decir, no había demasiadas ciudades donde elegir, y aparte de Sevilla solo estaba "Barcelona, archivo de la cortesía, albergue de los extranjeros, hospital de los pobres, patria de los valientes, venganza de los ofendidos y correspondencia grata de firmes amistades, y en sitio y en belleza, única" (Don Quijote, II, cap. LXXII; ed. de Francisco Rico, Crítica, 1998, p. 1207). Estoy convencido de que Cervantes se hubiera horrorizado también del bárbaro y criminal "¡A por ellos!". 

(*)
"Se llama lengua castellana (y con menos propiedad española) la que se habla en Castilla y que con las armas y las leyes de los castellanos pasó a la América, y es hoy el idioma común de los Estados hispanoamericanos" (Andrés Bello, Gramática de la lengua castellana destinada al uso de los americanos, 1847).

"No queráis llamar 'lengua española' a la lengua castellana, frase malsonante y rara vez usada por nuestros clásicos, que siempre se preciaron de escribir en castellano. Tan lengua española es la castellana como la catalana y la portuguesa" (Marcelino Menéndez Pelayo, La ciencia española, 1879).


Entrevista al catedrático Javier Pérez Royo: "De facto, la democracia en España está suspendida" (23-2-2018). 

Ada Colau no acudirá al recibimiento oficial del rey en el Mobile World Congress (24-2-2018) vídeo.


(Goya - Los Caprichos.)
93.                      

Otra pared vacía.

Editorial / El País, Libertad de expresión (22-2-2018)
José Antich, La dignidad de una alcaldesa (22-2-2018)
Fernando López Agudín, Felipe VI en ARCO (23-2-2018)
Josep Ramoneda, La lluvia fina del autoritarismo (24-2-2018)


https://elpais.com/elpais/2014/11/03/vinetas/1415038055_999941.html
 Forges in memoriam (El País, 4-11-2014)

Lecturas recomendadas
- Editorial / La Vanguardia, No usar las lenguas como gasolina (17-2-2018) 
- Entrevista a José María Mena en Els Matins de TV3 (18-2-2018) 
- Albano Dante Fachin, Gentes de España: ¡que no os roben el catalán! (18-2-2018) 
- Iñaki Gabilondo, ¿Hasta dónde llegará la puja? (19-2-2018) 
- Ramón Cotarelo, El independentismo es delito (19-2-2018) 
- Ignacio Escolar, El himno nacional que más me gusta (19-2-2018). Y lo de "grande" tiene unas connotaciones que mejor correr tupido velo. 
- Joan B. Culla, Lògica colonial (19-2-2018) 
- Javier Pérez Royo, El tiempo de la legislatura se ha agotado (20-2-2018), La reforma electoral I (22-1-2018) y II (23-2-2018)
- Jaime Montero, Uno, grande y libre (20-2-2018) 
- Alejandro Torrús, Joaquín Urías: "Los delitos de enaltecimiento del terrorismo y de injurias a la Corona no deberían existir" (20-2-2018) 
- Enric Juliana, Brigada Aranzadi-Comando Génova (21-2-2018) y El espíritu del tiempo (24-2-2018) vídeo
- Els Matins (TV3), Javier Pérez Royo: "Se está produciendo una regresión notabilísima hacia  una situación predemocrática" (22-2-2018) vídeo
- Borja de Riquer i Permanyer, Catalanofobia (22-2-2018). Hay una errata en el artículo, la frase correcta creo que debería ser esta: "la exaltada reacción españolista ante los hechos del ¡Cu-cut! –un chiste que molestó a los militares–..." El chiste al que alude fue el del dibujante Junceda.
- Pepe Martí, Javier Pérez Royo: "De facto, la democracia en España está suspendida" (23-2-2018) 
- José Antich, El plante a la Corona (24-2-2018)
 
Otros temas
- Ramón Cotarelo, La tragedia española (18-2-2018) 
- Miguel Ángel Villena, Fernando VII, el tirano que logró engañar al pueblo (18-2-2018) 
- Juan Torres López, Defender a las generaciones futuras (19-2-2018)
- Zainer Pimentel, El último acto del golpe en Brasil (22-2-2018)

4 de febrero de 2018

(España Una.)

Tuit 1
Las lumbreras protofascistas que mangonean España creen, con razón, que con un Estado centralizado en la capital del Reino, previamente desmanteladas las Autonomías, robarían más y mejor, sin necesidad de repartir el expolio con rateros locales, ni que sea el miserable 3 %. 

Puesto que se acabaron las vacas gordas del gran pelotazo del ladrillo de los años 1998-2007 bajo el gobierno del salvapatrias Aznar, y como sea que hay que seguir robando y forrándose, la solución mágica es el Estado centralizado, el sueño húmedo de la derecha fascista española y de todos los megachorizos patrios. Ahora bien:

1) Para ello hay que liquidar Cataluña, lo cual está ya en fase avanzada. El 155 es permanente, tal como advertimos en un post anterior: no es posible el viaje de vuelta del 155 a la Autonomía. Lo cual no importa, porque las lumbreras protofascistas están convencidas de que Madrid, es decir, el capitalismo de amiguetes, de la especulación y el pelotazo, puede sustituir a Cataluña. 

2) Ahora bien: España sin Cataluña, se hunde. Cataluña no es solo el 20 % del PIB español: es prácticamente la única economía real que existe en este Reino bananero. Rajoy Brey lo reconoció a la manera despreciativa que le es habitual: "Los catalanes hacen cosas." España sin Cataluña es Albania. Eso lo saben muy bien fuera de España y sobre todo el BCE.

Pero a las lumbreras protofascistas que mangonean España les da igual. Solo les importa llenarse los bolsillos y el último que apague la luz. 

Esa es la única realidad que hay detrás de la fantasía de la España Una, tan anhelada por todos los megachorizos y delincuentes patrios que sueñan con regresar de nuevo al Estado corrupto franquista, y ahora creen que lo tienen a tocar con los dedos. Y Ciudadanos es su partido.

Tuit 2
Para solventar el casi imposible problema territorial de España se requieren dosis extremas de realismo. Y el primer presupuesto que habría que aceptar es el siguiente:

- Hay un Estado sin nación, que es España, y una nación sin Estado, que es Cataluña (y el País Vasco).

Los nacionalistas españoles pretenden (ilusoriamente) que España sea una nación, y los independentistas catalanes pretenden que Cataluña sea un Estado: ambas pretensiones son ilusorias. La "nación española" es tanto o más delirante que el pretendido Estado catalán independiente. Nacionalistas españoles e independentistas catalanes andan montados cada cual en su respectivo Clavileño, creyendo volar por los espacios siderales de la España Una los primeros y de la República independiente los segundos.

Sin embargo, la prolongada tradición fascista de cerca de 100 años ininterrumpidos (salvo el breve paréntesis de la II República), desde la dictadura protofascista de Primo de Rivera a la de Franco y hasta la actualidad, ha establecido el dogma de la nación española, recogido incluso en el art. 2 de la Constitución (por cierto: ninguna Constitución de los países de nuestro entorno menciona siquiera la palabra nación en su articulado). Retroceder ese fatal disparate será una tarea ingente, pero indispensable para dar una solución al problema territorial: España no es (ni ha sido nunca ni será) una nación, ni falta que hace, sino un Estado. Fórmulas habrá para compaginar un Estado con dos o más naciones. Peor lo tiene China, donde coexisten 297 lenguas. Ahora bien, mientras se siga hablando de la nación española el problema territorial de España es insoluble y el conflicto con Cataluña y el País Vasco será permanente.

A lo que estamos asistiendo hoy, para nuestra desgracia, es al choque del Estado centralista, el de la España Una, herencia franquista, contra el Estado descentralizado frágilmente reconocido en la Constitución de 1978. Tan frágil que al final la derecha se lo ha cargado. La España Una parece que pretende imponerse, liquidando irresponsablemente a Cataluña, pero el precio será la destrucción de la Constitución, reducida a papel mojado, es decir inútil, como las constituciones de Egipto, Turquía o cualquier otra república o monarquía bananera, y el hundimiento de España a país irrelevante y de nuevo a la cola del mundo civilizado como en los años de la barbarie franquista.


Porque, ¡ojo!, la España Una solo es sostenible mediante la violencia de Estado permanente. Olvidémonos del Estado democrático de derecho. De eso Albert Rivera no dice ni mu. Lo inconcebible, lo asombroso, es que después de los 40 años de la dictadura de Franco pretendiendo imponer por la fuerza la España Una, con éxito nulo ("castellanizando" incluso los topónimos y los nombres propios, prohibiendo las "lenguas vernáculas", inculcando la Formación del Espíritu Nacional en las escuelas, y un interminable etcétera), todavía haya alguien que delire en insistir en lo mismo.

Entre paréntesis. Acabo de escribir estas líneas y leo el artículo de Jordi Amat, Nacionalismo (6-2-2018). No tienen bastante con Ciudadanos. Han de apabullarnos con Vox, Tabarnias y qué más se les va a ocurrir. ¡Cómo se nota que sobra el dinero! Cuando en un Estado quien manda es la banda de Al Capone, no se puede esperar más que el desastre. El objetivo es destruir Cataluña, porque si no la España Una, donde se roba más y mejor, no les funciona. ¿Y dónde están los partidos políticos que se supone nos representan, por no decir defienden? Pues desaparecidos: pagando la hipoteca a los bancos y callándose la boca. No es que no tengan ningún proyecto para España ni sepan qué hacer con nuestros problemillas (como apunta Iñaki Gabilondo: Nadie sabe qué hacer), es que no les interesa tenerlo, ni menos mover un dedo no sea que quienes mandan se molesten. Se mueven lo justo para seguir tomándonos el pelo y arañar unos votos. Eso es todo. Es por eso que la extrema derecha, ultranacionalista y xenófoba (financiada a manos llenas por el Capital, ¡ojo!), arrasa en toda Europa.

Tuit 3
Hobbes, en el Leviatán (1651), obra cuya lectura recomiendo encarecidamente, estableció el principio monárquico, lo que equivale a decir el principio del poder. El monarca es el único depositario de la violencia, previa cesión de cada cual de su parte de poder y la consiguiente renuncia de todos y cada uno a la violencia. Eso lo dijo Hobbes después de las terribles tres guerras civiles que asolaron Inglaterra. El rey, pues, es el garante de la convivencia y la paz social. Aquilino, que estudió filosofía tomista en el Seminario de Fuentespina, me corregirá si desbarro.

Pero ¿qué pasa cuando ese rey, el Leviatán omnímodo, por las razones que sean se decanta por una facción? Entonces, mejor echar todos a correr. Nada peor que un real cierre de filas contra un enemigo, el que sea. En España tenemos sobrada experiencia histórica de ello. Y hasta dispusimos de una pavorosa institución ad hoc para ejercer el terror de Estado contra aquellos que el Estado señalaba con el dedo: la Inquisición.

Para evitar esos reales desmanes y abusos, que indefectiblemente acaban en masacre de la facción contraria, se inventaron modernamente las monarquías parlamentarias, en las que ahora el rey está constitucionalmente sometido al Parlamento ("el rey reina, pero no gobierna"). Las monarquías parlamentarias son, pues, monarquías "desactivadas", aunque ¡ojo! monarquías al cabo. 

En resumen, primero se inventa el rey, luego se inventa la manera de desactivarlo. Dos trabajos. ¿Y por qué no desactivarlo de la única manera eficaz y definitiva: la República, y listo? No caerá esa breva.

Más claro que el agua



Como siempre, el artículo de Suso de Toro me llega al alma (Ni ignorancia, ni ñoñería: asentimiento y complicidad, 5-2-2018). 

Interesante artículo de la profesora Ángeles Díez (La Francocracia española y la "cuestión catalana", Parte 1 de 2 y Parte 2 de 2). Ángeles Díez omite la intervención de Estados Unidos en la Transición española, fundamental no solo en España, sino también en Portugal y Grecia. La Transición, dicho en dos palabras, fue 1) una restauración de la monarquía, y 2) una operación de "blanqueo" del Estado franquista a fin de integrar España en Europa y, sobre todo, en la OTAN. 

"... Y así hasta que abjuren de su fe independentista" (Javier Pérez Royo, Costumbres débiles y hábitos serviles). No, los reos independentistas sambenitados no se hallan ante un tribunal de justicia. Se hallan ante el Tribunal del Santo Oficio. Ni más ni menos.

(Goya - Los Caprichos.)

https://www.museodelprado.es/coleccion/obra-de-arte/aquellos-polbos/a6a5d912-f4be-4c67-bd13-8c71c4fa235c


El artículo de Jaime Pastor es para enmarcar (La prisión preventiva o el "estado de seguridad" como modelo, 15-2-2018).



Entrevista a Julio Anguita en el programa FAQS (TV3), 10-2-2018


Lecturas recomendadas
- Javier Pérez Royo, Primera quiebra constitucional de la democracia (diciembre 2017), Seguimos donde estábamos (6-2-2018), Costumbres débiles y hábitos serviles (7-2-2018), The Guardian y el delito de rebelión (9-2-2018), El fin de la complicidad (13-2-2018) y Anomia catalana. Respondiendo a Santiago Muñoz Machado (14-2-2018)
- Joaquín Urías, La ideología de los presos catalanes (3-2-2018)
- Enric Juliana, Se cumplen cien días de la aplicación del artículo 155 (4-2-2018) excelente resumen
- @jonathanmartinz, Feliz cumpleaños, majestad (4-2-2018)
- Jueces para la Democracia, Comunicado sobre las injerencias políticas en el Poder Judicial y en el Tribunal Constitucional (5-2-2018) 
- Suso de Toro, Ni ignorancia, ni ñoñería: asentimiento y complicidad (5-2-2018) y Felipe y Pedro en el barrio de Salamanca (16-2-2018)
- Joan B. Culla, Felip VI ha triat (5-2-2018) 
- Jordi Amat, Nacionalismo (6-2-2018) 
- Ángeles Díez, La Francocracia española y la "cuestión catalana" (Parte 1 de 2) y (Parte 2 de 2) (5-2-2018)
-  Roger Graells Font, Joaquín Urías: "El govern espanyol s'ha entossudit a prohibir-ho tot i obliga alguns jutges a fer el ridícul" (7-2-2018) 
- El Síndic de Greuges ve los límites democráticos traspasados por el Estado y advierte sobre normalizar la regresión (9-2-2018) 
- Nicolas Tomás, Jean Quatremer: "El proceso intelectual de Rajoy es el mismo de Erdogan" (9-2-2018) 
- Nicolas Tomás, Rachel Lindon: "El gobierno español ha usado modos dictatoriales" (11-2-2018) 
- Fernando López Agudín, ¡Arriba España! ¡Abajo los españoles! (13-2-2018) y Llega la Stasi del 155 (16-2-2018)
- Jaume Asens, Carta a un preso (13-2-2018)
- Jaime Pastor, La prisión preventiva o el "estado de seguridad" como modelo (15-2-2018) 

Otros temas
- Manuel Castells, La trama rusa de Trump (y 3) (10-2-2018) 
- Kenan Malik, Desconfía de los gobiernos que quieren convertirse en guardianes de la verdad (15-2-2018) 
- Antonio Iturbe, "El fascismo ha renacido". Comentario a Rob Riemen Para combatir esta era (Taurus, 2018) (16-2-2018) 
- Josep Fontana, Protagonistas y cómplices del franquismo, una obra oportuna (16-2-2018) 
- Sandra Russo, La nueva derecha autoritaria (17-2-2018)