27 de diciembre de 2017

(Sin solución.)

"en la Monarquía de España, donde las Provincias son muchas, las naciones diferentes, las lenguas varias, las inclinaciones opuestas, los climas encontrados, así como es menester gran capacidad para conservar, así mucha para unir". 

Baltasar Gracián, El político (1640)


Todos los nacionalismos tienen un componente a la contra de otros nacionalismos. Unos Estados-nación enfrentados a otros Estados-nación. Es por eso que los nacionalismos son tan detestables (y peligrosos): siempre a un paso de la confrontación bélica.

Pero el nacionalismo español es único: va a la contra de una parte de su propio territorio y de su propia población. Es un nacionalismo insólito en el mundo y la demostración más contundente de la estupidez y la demencia de la derecha española.


Ciudadanos es el partido que enarbola ahora el nacionalismo español... contra España (!), y además en competición con el PP, para ver quién de ambos se lleva el primer premio a la estupidez y a la irresponsabilidad. Entre los dos, PP y C's, están haciendo trizas aquello que alaban tanto: la Constitución de 1978 y el consenso de la Transición.

Y ahí es donde estamos.

Repasemos los hechos clave:

1) Hay un antes y un después del discurso del rey el 3 de octubre. Ese discurso ha sido el mayor error político desde 1975. El rey ya no es el "rey de todos los españoles", sino el rey de solo una parte, y además encabezando la ofensiva contra otra parte importante de la población. Abanderando el violento nacionalismo español, nada menos. Millones de españoles hemos quedado excluidos. España ha quedado dividida en dos. Es una situación de enfrentamiento civil de hecho.


Respecto al nuevo discurso de Nochebuena, que algunos han aplaudido por "moderado", ya tal. Solo faltaría que hubiese insistido en el ¡A por ellos! El daño ya está hecho, y es irreversible.
 
2) Otro error: el de Puigdemont y el simulacro de declaración unilateral de independencia el 27 de octubre. No es posible declarar la independencia sin una amplia mayoría social para ello. Ni en Cataluña ni en China. Consecuencia: como estaba harto anunciado, Cataluña ha quedado dividida en dos de manera irreversible, y más después de que Ciudadanos haya capitalizado la bandera españolista en Cataluña, de manera que se han enquistado dos bloques excluyentes. Ese conflicto será ya crónico y sin solución desde Cataluña.

3) PP, PSOE y, sobre todo, Ciudadanos, el bloque monárquico, siguen con su ofensiva contra Cataluña. No hay ninguna rectificación ni cambio de política, quizá porque a Rajoy Brey y al gobierno del PP no se le ocurre otra cosa. La única "política" del gobierno es la represiva,
como si Cataluña fuera una colonia africana levantisca: destruir el independentismo por vía policial y judicial, y con todos los recursos del Estado. Eso es todo. Aparte, claro, la amenaza permanente del 155. La política ni está ni se la espera.

Por su parte, Ciudadanos, aupado por todos los medios de comunicación mercenarios, que en dos meses han pasado del azul al naranja, se ha situado a la extrema derecha del PP y ha hecho del anticatalanismo y del más agresivo nacionalismo español su bandera. Es el partido que ha capitalizado el ¡A por ellos! del nefasto discurso del rey. Como en las elecciones catalanas le ha ido
aparentemente bien no es probable que modere siquiera su discurso, sino todo lo contrario. Así pues, en Cataluña nos espera un infierno: un conflicto enquistado entre dos bloques excluyentes y rozando de manera permanente la catástrofe: la violencia.

Como dice acertadamente Antoni Puigverd: "No puede olvidarse que son dos, los sueños insensatos en juego. El sueño de la independencia. Y el sueño de una España uniforme, planchada a la francesa. Los que creen que este segundo sueño está al alcance de la mano son ahora mismo legión; y competirán (C's vs. PP) por el título de jacobino" (Campo de minas, 27-12-2017). Por el título de la estupidez, habríamos de corregir. Es el disparate de la España Una, al que el franquismo del PP nunca ha renunciado y reeditado ahora por Ciudadanos.

Tanto hablar de la Constitución, y hemos retrocedido a niveles preconstitucionales que ni siquiera soñó Fraga. 

Y 4) la guinda: la vía penal contra el independentismo, que seguirá su curso. Ya hay 28 imputados en el Tribunal Supremo (de los cuales 19 son diputados electos en el Parlament). Imputados además por delitos delirantes como el de rebelión. No se entiende ni se explica que lo que no es delito en Bélgica lo sea en España. El asunto lleva camino de convertirse en una "causa general", y ahí todo cabe. Se trata de un acoso y persecución en toda regla. Eso nos equipara a Turquía. No puede haber mayor catástrofe.

Además, como al gobierno del PP no le han gustado los resultados de las elecciones en Cataluña, hará lo imposible para que no pueda formarse el nuevo Govern y alargar indefinidamente el 155. Pero aunque pudiera formarse milagrosamente el nuevo gobierno autonómico, mediante una investidura en efigie o como sea, la pregunta es: ¿cómo será posible gobernar con 19 escaños vacíos en el Parlament, con lacitos amarillos en los asientos? El nuevo Govern perdería la mayoría... Y esto no ha hecho más que empezar.

Es difícil extraer una conclusión de todo lo anterior. a) El Caos político e institucional es generalizado. b) Del Estado democrático de derecho y de la separación de poderes no quedan ni los restos. El Tribunal Constitucional es un esperpento, dedicado a anular todas las leyes (autonómicas) que no le gustan al gobierno del PP. c) Y por último, lo peor: el violento nacionalismo español se sabe cómo empieza pero no se sabe cómo termina. El conflicto civil (no solo territorial) es ya un hecho, y más en Cataluña. Ahora está por ver cómo se sale de ahí, y si es posible. ¿Será cierto que al final tendrá que intervenir Europa para arreglar a la brava un problema insoluble desde España? Que sea pronto.


Coda. Pregunta: ¿son conscientes PP, Ciudadanos y PSOE que la agresión contra Cataluña está situando España al borde de la catástrofe? ¿O solo piensan en los votos que pueda rentabilizarles ese linchamiento nacional?

Está claro que ni PP, Ciudadanos y PSOE han leído a Gracián, porque en vez de unir, hacen lo imposible por dividir, enfrentar una España contra otra, que es el camino directo al desastre y a la nada.


Lamentablemente, comparto el análisis de Antoni Puigverd, Campo de minas (27-12-2017). En Cataluña la situación es de guerra abierta, con la extrema derecha de Ciudadanos dispuesto a toda costa a "españolizar" Cataluña, que viene a ser algo así como españolizar Noruega, apoyado por toda la derecha mediática, el Ibex, el Estado y el 155. Por su parte, los independentistas están acosados por todos los flancos, empezando por el judicial. En una guerra el que cede pierde, de manera que los independentistas difícilmente podrán moderar sus planteamientos. Pero la consecuencia más importante es que en una guerra no cabe la política, de modo que el problema de Cataluña, y la tremenda fractura social, no tienen solución desde Cataluña. Y desde España, menos, mientras haya en el poder una derecha irresponsable e inepta dispuesta a incendiar Cataluña para arañar unos votos: primero fue el PP y ahora es el turno de Ciudadanos, que dobla la apuesta enarbolando la bandera delirante de la España Una, como Primo de Rivera y Falange en sus días. Por esto ese post se titula "Sin solución". 

Por último, tal como apunta Fernando López Agudín (Sánchez e Iglesias en el laberinto catalán), a todo ello no ayuda en absoluto el que la izquierda no tenga una idea clara respecto a la cuestión de Cataluña y en general territorial en España. Ni clara ni turbia: el PSOE ya no sabe ni lo que dice, y Unidos Podemos parece haberse perdido en su laberinto plurinacional, aunque es de agradecer que haya interpuesto en el Tribunal Constitucional un recurso contra la alucinante aplicación del art. 155 por parte del gobierno, que literalmente ha hecho y está haciendo lo que le ha dado la gana.


Interesante artículo de Beatriz Gimeno, como todo lo que escribe. "Fascismo de baja intensidad" (Beatriz Gimeno): he ahí el concepto que andaba buscando. El "fascismo de baja intensidad" tiene su origen en la USA Patriot Act (octubre 2001), curiosamente aprobada apenas un mes (!) después de los atentados del 11 de septiembre. Dicha ley supone de facto un estado de excepción permanente. La Patriot Act fue trasladada al ordenamiento jurídico español en tiempos del célebre Fernández Díaz, pero no en una sola ley, sino de manera ladina en un abanico de disposiciones, empezando por la famosa Ley Mordaza, pero también en otros instrumentos por estrenar: la Ley de Seguridad Nacional o el Plan Nacional de Lucha contra la Radicalización Violenta (ambos aprobados en 2015). Pero también ha sido "embutida" en otras leyes por medio de sucesivas reformas, desde el Código penal a la Ley de Enjuiciamiento Criminal.

La Patriot Act y sus "clónicos" europeos (Francia acaba de aprobar la Ley para reforzar la seguridad interior y la lucha contra el terrorismo, la denominada "Patriot Act francesa") suponen una conculcación de los derechos y libertades reconocidos en las Constituciones democráticas y el establecimiento de estados de excepción permanentes de hecho. Este es el "fascismo de baja intesidad" que peligrosamente se está "normalizando" en nuestras sociedades. Se trata de una bomba de neutrones para las democracias: dejan en pie la apariencia del edificio democrático constitucional, pero por dentro queda vaciado de contenido.

Huelga decir que del "fascismo blando" al fascismo a secas no hay ni medio paso, el cual puede dar el Capital cuando le convenga.


Lecturas recomendadas
- Antoni Puigverd, Campo de minas (27-12-2017) 
- Manuel Rivas, Hartos de Cataluña (27-12-2017) 
- Ramón Cotarelo, España Potemkin (27-12-2017) 
- Jaume Bosch, Artículo 155: dos meses (28-12-2017) 
- Fernando López Agudín, Sánchez e Iglesias en el laberinto catalán (28-12-2017)
- Enric Juliana, España, vista a la derecha (30-12-2017) y Densidad catalana (5-1-2018)
- Josep Ramoneda, El inmovilismo y la izquierda (29-12-2017) y Misteris i responsabilitats (2-1-2018)
- Antonio Lucas, José Antonio Martín Pallín: "Debemos repensar qué significa hoy ser español" (30-12-2017) 
- Javier Pérez Royo, Cuando el imperio de la ley es sinónimo de catástrofe (1-1-2018), Ni Puigdemont ni Rajoy (2-1-2018) y Ciudadanos y el futuro de la Constitución Territorial (4-1-2018)
- Fernando López Agudín, El "gratis total" de Sánchez a Rajoy (3-1-2018) 
- Carles Bellsolà, Entrevista a Jaume Alonso-Cuevillas, abogado de Puigdemont: "Se está haciendo una causa general contra el independentismo" (5-1-2018)

Otros temas
- María Sánchez Díez, Joseph Stiglitz: "No podemos confiar en el sector financiero, si no lo regulamos, engañarán, se aprovecharán de la gente" (31-12-2017)
- Julián Casanova, Mentar el fascismo en vano (3-1-2018) 
- Beatriz Gimeno, Cuando se ejerce la libertad de expresión siempre se ofende a alguien (3-1-2018) 
- Miguel Álvarez-Peralta, La posverdad de Rajoy y el populismo del PP (3-1-2018)

22 de diciembre de 2017

(21-D. Sigue la rebelión.)

Tuit 1
Se supone que hay que escribir sobre Cataluña pero no hay mucho que decir. Salvo una cosa: lo de Ciudadanos y el Yo soy español, español, ¿cuánto nos ha costado? "El soberanismo tendrá que abandonar el sueño de la unilateralidad y el constitucionalismo la fantasía de erradicar al independentismo", escribe Josep Ramoneda. Otra carta a los Reyes. "Ahora se paga no haber privilegiado la vía política en este conflicto." Pero es que no se ha privilegiado porque nunca ha habido una vía política. Y así sucesivamente.

De momento, ocurra lo que ocurra y se consiga o no formar gobierno, parece que Cataluña está fuera de juego, con un conflicto crónico. Ahora es el turno de España: veremos si puede seguir gobernándose y de qué manera. De manera democrática, descartado. 

El Tribunal de la Inquisición seguirá su curso, delirando como corresponde, y el 155 también. Ahí no hay vuelta atrás ni normalidad que valga. Mano dura, el que pueda emigrar que emigre y los demás a aguantarse.

Tuit 2
Conclusiones del 21-D:


1) Teníamos el ¡A por ellos! en casa y no nos habíamos dado cuenta.
2) El adoctrinamiento en las escuelas, chapó. Digo eso a la vista de los resultados. O bien los "unionistas" no han ido a la escuela, que todo podría ser ^^
3) Lo de Ciudadanos es flor de un día. Durará lo que duré la ofensiva contra Cataluña. Ahora bien, si Ciudadanos ha de ser el recambio del PP en España, añoraremos al PP.
4) El PP va quedando reducido a partido de Pedrosillo y mayores de 65. El fascismo duro posfranquista de C's reemplaza al fascismo tradicional de base agraria. Todo queda en casa.
5) Respecto al bloque independentista, si la mitad está en la cárcel y la otra mitad en el exilio, ¿cómo se hará la investidura? ¿En efigie?
6) El PSOE se está quedando en el paro. De palanganero del PP a la nada en dos meses.
7) Resumen.—Los "excluidos de la globalización", por decirlo fino, han votado masivamente en favor de la extrema derecha del ¡A por ellos! Un fenómeno típico de los tiempos que corren en Euroatlántida y que todavía no habíamos visto en España, el cual marca, además, el estrepitoso fracaso de la izquierda. Por su parte, las clases medias, o lo que queda aún de ellas, han votado masivamente en favor de la independencia y en contra de la tronada Monarquía Constitucional española y del fabuloso Régimen corrupto español. Lo llaman rebelión.

8) Total, estamos como estábamos, a pesar de que se han dejado una pasta gansa para que ganara el bloque monárquico. Otra vez será.
9) ¿Qué ocurrirá ahora? Fácil: el Régimen corrupto seguirá a lo suyo hasta donde pueda y los demás a aguantarnos. Nada nuevo.
10) Eso sí, la Inquisición seguirá implacable. Malos tiempos para los disidentes. No importa si usted solo ha dicho mecagüen: le cae el delito de rebelión fijo. Es el 155.


Tuit 3
Más conclusiones del 21-D:


11) Es impresionante: los barrios más pobres y depauperados de Barcelona han votado a Ciudadanos, lo mismo que los barrios más ricos. La Verneda, Trinitat Nova, La Guineueta o Torre Baró votando al mismo partido que La Bonanova y Pedralbes. Pone los pelos de punta. Eso no tiene nada que ver con la "transversalidad". La izquierda deberá responder a esa pregunta:


- ¿Por qué los "excluidos" votan a la extrema derecha? 


Se trata de un fenómeno generalizado en Euroatlántida extremadamente serio. ¿De verdad tiene algo que decir la izquierda en Torre Baró o La Verneda? ¿O está condenada a dirigirse únicamente a las clases medias? Cuando políticas tan radicales y valientes como Ada Colau están con el agua al cuello, es que el problema roza lo inmanejable.

No, no se trata tampoco solamente de la "polarización" en la cuestión territorial. Se trata de que el voto de los excluidos es revolucionario. Es un voto furiosamente antiestablishment. Y el partido que mejor representa en Cataluña el antiestablishment, identificado con Puigdemont y JuntsXCat, es la extrema derecha de Ciudadanos, que ha adelantado al PP por la derecha, que ya es decir, y ha sabido capitalizar mejor que el PP el ¡A por ellos! contra Cataluña. El grito ¡Puigdemont a prisión!, que tanto se ha escuchado en Barcelona, equivale al Hau ab! (¡Vete!) y los recientes abucheos contra Merkel por parte de la extrema derecha en Alemania. Es el mismo fenómeno que llevó a Trump a la Casa Blanca, el Brexit, el voto a Le Pen en Francia...

Otra pregunta: 


- ¿Es extrapolable lo ocurrido con Ciudadanos en Cataluña al resto de España?


Si fuera extrapolable, que no está nada claro, el PP ya puede coger una pala, cavar un hoyo y meterse dentro. Y nosotros, a rezar. Porque Ciudadanos no es solo un "neofalangismo de zarzuela" (Ramón Cotarelo): es la mayor amenaza a la democracia, lo mismo que la extrema derecha en toda Euroatlántida.


Desde luego, con su estúpida campaña contra Cataluña, al PP le ha salido el tiro por la culata.

12) Cataluña queda partida en dos: por un lado los "republicanos", y por otro la extrema derecha, aunque con holgada ventaja para la República. Ahora bien: ¿cómo se "cose" esa fractura social? De ninguna manera. Entre República y extrema derecha solo cabe confrontación, y si no al tiempo (*). Entonces, ¿qué hacer? Si los "republicanos", por un milagro, consiguen formar gobierno en Cataluña, la prioridad del gobierno debería ser volcarse hacia los "excluidos" y revertir ese voto cabreado, seriamente cabreado (y no solo indignado). Esa receta, desde luego, es válida para toda Europa. Pero la extrema derecha es el partido del Capital, y en España se han dejado una pasta gansa para aupar a Ciudadanos. Así que vamos a tener Ciudadanos hasta en la sopa (todos los medios de comunicación mercenarios ya están pasando del azul al naranja). Pero la República ha de volcarse hacia los excluidos y reparar de todas todas el daño infligido por la derecha (catalana y española) con la excusa del cuento de la crisis. O los "excluidos" dejan de serlo, o todos caput.

Vale. Ya he escrito mi carta a los Reyes. 


(*) Acabo de escribir esas líneas y ya están los nuevos escuadrones de camicie nere recorriendo Barcelona y berreando ¡Yo soy español, español! Que quede claro que quien pone la violencia en Cataluña —y en España, donde convenga— es el Estado fascista en descomposición, al igual que en los primeros años de la Transición. Y que si cae la Bolsa es por eso, no por los independentistas.

Tuit 4
Estoy leyendo España en democracia, 1975-2011, de Xosé M. Núñez Seixas (coord.), Lina Gálvez y Javier Muñoz, volumen 10 de la Historia de España dirigida por Josep Fontana. Ha tardado años en aparecer ese esperado último volumen, pero ya tenemos lectura mientras llega la III República.

Lecturas recomendadas
- Josep Ramoneda, Desafíos para el día después (22-12-2017)
- Carles Castro, Las cosas siguen como estaban: una Cataluña partida en dos (22-12-2017) vídeo
- Ignacio Escolar, Cuando el 155 terminó, el independentismo todavía estaba allí (22-12-2017)
- Suso de Toro, España tiene un problema (21-12-2017) y El tiro por la culata (22-12-2017)
- Enric Juliana, Golpe a Rajoy vídeo, Gana el gen convergente (22-12-2017)  y Un teorema defectuoso (23-12-2017)
- Jesús Maraña, 21-D: seis apuntes y una primera conclusión (22-12-2017)
- Editorial / ctxt, Cataluña, entre banderas y jueces (22-12-2017)
- Fernando López Agudín, El bumerán del desinfectante 155 (22-12-2017) 
- Javier Pérez Royo, Desorden y esterilidad (22-12-2017) y El discurso del rey (25-12-2017)
- Manuel Castells, De resistencia a negociación (23-12-2017) 
- José Antich, Puigdemont emplaza al rey (23-12-2017) y Sillas vacías (25-12-2017)
- Ramón Cotarelo, Deconstruyendo la rebelión (23-12-2017) 
- Pablo Echenique, ¿Para qué sirve la monarquía? (25-12-2017)

Otros temas
-  Jesús Mota, Hacia un Estado fiscalmente desarmado (22-12-2017). Es tanto el escándalo que hasta Trump nos copia
- Alejandro López de Miguel, Sánchez Mato: "Lo peor para una fuerza del cambio es tener que hacer las políticas del PP con una pistola detrás" (23-12-2017)

12 de diciembre de 2017

(Apoteosis de la Monarquía Constitucional - 1.)


(Goya - Los Caprichos.)
89.                      


A Deo rex, a rege lex.—Esto es el 155.
José Antic, Sijena, el primer botín del 155 (11-12-2017)


—Se autodenominan "bloque constitucionalista" no por la Constitución advirtió Melquíades, sino por la monarquía constitucional. ¡Ojo!

Y cuidado que vuelve el Tribunal del Santo Oficio. Hasta me ha parecido ver a Junqueras con capirote y sambenito...

Ya está abierta la Causa General. Pronto vendrán los Autos de Fe, con su procesión de inquisidores, soldados, frailes dominicos, corozas, sambenitados y relajados, al son de clarines y timbales. Confesiones y abjuraciones. Es la mayor exhibición del poder del Estado monárquico, por mediación de la Iglesia. En los aledaños de la plaza Mayor de Madrid aún resuenan los alaridos de los quemados vivos en las hogueras por el Santo Tribunal. Los estudiosos destacan, sin embargo, que lo importante no fue tanto el número de condenados, sino el pavoroso terror que llegó a infundir la Inquisición en el pueblo. El terror: ese es el concepto clave y el fundamento del Estado monárquico español.

Si Ada Colau pedía la desjudialización de la política, va a quedar bien servida.

Y a todo eso la Virreina Gobernadora entretenida con la Marca Barcelona. ¡Ah! ¡Si Valle-Inclán viviera! Solo nos falta la Monja de las Llagas, aunque el cardenal arzobispo Cañizares y su capa magna no desmerece. Entre la Regencia y esa Monarquía Constitucional no iba a tenerlo fácil Valle-Inclán para elegir la continuación de su portentoso Ruedo ibérico.

Ya, ya regresamos a la normalidad, pero a la de 1680. "El Estado tiene el derecho a defenderse", ha dicho Rajoy Brey. Pero ¿qué Estado? No, desde luego, el democrático de derecho de la Constitución, lo cual es ininteligible para Rajoy Brey, sino el Estado de Carlos II. La Monarquía Constitucional es lo más lejos que ha llegado ese Estado en un esfuerzo sobrehumano por amoldarse a los tiempos. Pero de ahí no pasará jamás. Tragaron con la Constitución de 1978, pero al final han conseguido librarse de ella. En adelante regirá la Carta Otorgada del 155. A Deo rex, a rege lex.



Auténtica carta a los Reyes. El artículo de Antón Costas es otra carta a los Reyes, pero desde la derecha civilizada, esa que no ha existido jamás en España y que Meneses tanto reclamaba. Lamentablemente, la derecha patria, con el rey a la cabeza, y los palanganeros PPSOE-C's, han pasado pantalla de la "política", y ahora, como dicen en Brasil, están en otro nivel.

(Goya - Los Caprichos.)
90.                      

I quin mal ull que tens.


No te pierdas el artículo de esos conversos antisistema de Izquierda Unida y del Ayuntamiento de Madrid. Ya los estoy viendo con la coroza de llamas vivas. 

Importante el artículo del catedrático Pérez Royo,  La rebelión del Govern: un delito imaginario.

Excelente artículo de Francisco Espinosa Maestre, Un portugués en la Sevilla de Queipo. 

Respuesta a Jordi Amat.—Si he entendido bien, Jordi Amat propone un gobierno de concentración, el único capaz de diluir los dos bloques enfrentados y recuperar la unidad social e institucional perdida en Cataluña. La idea, evidentemente, es excelente. ¿Estaría formado ese gobierno por ERC, PSC y CeC? Que lo veamos. Ahora bien: ¿será capaz el PSC de integrarse en ese gobierno de concentración? Lo dudo. Casi me atrevería a decir que es imposible, salvo que el PSC rompiera con el PSOE. Y ahí es donde está el problema: los dos bloques son irreconciliables (en el fondo se ventila el dilema república frente a monarquía, y vaya una monarquía), y el problema de Cataluña no puede resolverse desde Cataluña. Esa es mi tesis. Por si ello fuera poco, tampoco veo a santo de qué el gobierno del PP, C's y en general el Estado, iban a detener ahora la ofensiva emprendida contra Cataluña a fin de acabar con el nacionalismo catalán, como Primo de Rivera en su día, y convertir Cataluña en una provincia del reino. Con lo bien que la ofensiva anticatalana está consolidando (aparentemente) al Régimen y la de votos que le está dando a Ciudadanos. Ahora bien: ¡ojalá me equivoque y veamos ese gobierno de concentración!

Por cierto, esas declaraciones de Sáenz de Santamaría en Gerona el pasado día 16 de diciembre (ver JuntsxCat llevará a la Fiscalía las declaraciones de Santamaría por presunta prevaricación), han sonrojado de vergüenza hasta las cejas a todos los catalanes, sean o no independentistas (y probablemente también a algunos millones de españoles). Si ese es el futuro que nos espera en Cataluña, estamos listos. 

Interesante entrevista a Ferran Mascarell. Lástima que las preguntas no tienen nada que ver con las respuestas. Es decir, el entrevistador no acaba de entender que el problema no es Cataluña ni el independentismo, sino el Estado español, el cual es tan franquista por lo menos como en 1975, porque no ha cambiado un ápice, y si se me apura el problema es la monarquía, que es el cerrojo de ese Estado corrupto y autoritario, y si se me apura todavía más el problema es la manga de chorizos y delincuentes que mangonea ese desdichado país sin solución de continuidad desde 1939. Para que me entienda Ramón Lobo: si Holanda o Dinamarca fueran Cataluña, Holanda y Dinamarca también serían independentistas. No iban a soportar vivir un minuto más en ese Estado tan lamentable. ¿Qué tiene eso que ver con el nacionalismo catalán o la identidad? Nada. Tiene que ver exclusivamente con la decencia y la dignidad.

—La realidad es que el día 22 estaremos como el día 21, si es que no estamos peor —concluyó Meneses. El Estado, con su irresponsable ofensiva ¡A por ellos!, ha abierto un abismo entre España y Cataluña, y eso no se arregla en una generación.


https://twitter.com/SusodeToro1
 
Lecturas recomendadas
- Javier Pérez Royo, Dos grandes errores (11-12-2017), Siempre el que menos tiene que decir es el que más dice y La rebelión del Govern: un delito imaginario (13-12-2017)
- Fernando López Agudín, El 155 intermitente (12-12-2017) 
- Jesús Maraña, Rajoy y el comportamiento (12-12-2017)
- Ramón Cotarelo, Este es el verdadero sondeo (12-12-2017) 
- Josep Ramoneda, Del surreal al real (12-12-2017) 
- Ramón Cotarelo, La dictadura del 155 (13-12-2017) 
- Antón Costas, Un gobierno de todos (13-12-2017) 
- María Eugenia R. Palop, El 155 y el estado de excepción permanente (13-12-2017) 
- Enric Juliana, La debilidad del PP en Cataluña (16-12-2017) vídeo, Un altar en llamas (16-12-2017) 
- Jordi Amat, Gobierno de transición (17-12-2017) 
- Suso de Toro, Pacto de Estado y política colonial (18-12-2017) 
- Ricardo Romero de Tejada, El Monstruo nunca se fue (19-12-2017) 
- Fernando López Agudín, La batalla de Madrid (19-12-2017)
- Ramón Lobo, Ferran Mascarell: "La desconfianza de la sociedad catalana hacia el Estado es absoluta" (19-12-2017)

Otros temas
- Stuart Medina, La hucha de las pensiones no es una bandera de la izquierda (11-12-2017) 
- Juan Francisco Martín Seco, La OCDE y de nuevo los sofismas sobre las pensiones (14-12-2017)
- Alberto Garzón y Carlos Sánchez Mato, Cuatro minutos que acabarán con la regla de gasto (12-12-2017) 
- María Jesús Cañizares, Josep Fontana: "Pensar en la independencia es una insensatez" (12-12-2017) 
- Emir Sader, Rápidos y furiosos (13-12-2017) 
-  Francisco Espinosa Maestre, Un portugués en la Sevilla de Queipo (14-12-2017) 
- Nacho Álvarez, Que España funcione (15-12-2017) 
- Atilio A. Boron, Argentina. Una "contrarreforma" temeraria (15-12-2017) y Chile. Hora decisiva (17-12-2017) 

3 de diciembre de 2017

(Esperando el 21 y el regreso a ninguna parte.)

Tuit 1. Sobre Alemania y los apuros de Mutti Merkel/Schulz
Quien manda en Euroatlántida es el Capital. Los siderales rescates bancarios son la demostración. Ahora bien, el problema en nuestras democracias es de gobernabilidad. La gente se ha cansado de votar a partidos mercenarios al exclusivo servicio de los interes del Capital, que son intereses manifiestamente contrarios a los nuestros, y se queda en casa y no vota. Así pues, el dilema del Capital es el siguiente: o Gran Coalición, para asegurar la gobernalidad por las buenas, o dictadura, la gobernabilidad a la brava. Y esta es la situación.


Como el Capital siempre juega con dos barajas, opta por la primera opción pero a la vez financia a la extrema derecha por si acaso. El miedo es la espita que gradúa el nivel de la extrema derecha. Básicamente hay dos espitas: el terrorismo ("yihadista") y la inmigración/refugiados.

Volviendo a la primera opción, la fórmula de moda en todas partes es el mix democracia/dictadura: dictaduras de hecho con apariencia formal de democracias. En toda Euroatlántida es el furor de moda. En Francia llevan dos años bajo el estado de excepción (desde los atentados yihadistas de París en noviembre 2015), prorrogado por cinco veces, y el gobierno de Macron prepara la que ya se ha llamado la Patriot Act francesa. En España la Ley Mordaza y el manoseado Código penal son un poema. Aquí metemos en la cárcel a quien nos da la gana. Es la alegría del terrorismo de Estado. Etc. El Capital, es decir, la delincuencia criminal internacional, no está dispuesto a que gobierne el "pueblo" (art. 1.2 CE: "La soberanía nacional reside en el pueblo español", el artículo más ilusorio de la Constitución española, porque incluso parece que la monarquía está antes). 


La democracia se ha terminado en Euroatlántida, quizá hace décadas. Todo un clásico: la incompatibilidad entre democracia y Capital. En España, con un Estado quebrado y 1,9 billones de deuda externa, podemos convocar las elecciones que queramos que quien manda es san BCE. El cual fue, casi sin duda, quien impuso a Rajoy Brey elecciones autonómicas en Cataluña para el 21-D, por poner un ejemplo reciente.

Tuit 2
Como era de esperar el art. 155 ha destruido Cataluña. Se ha roto la confianza, que es la "normalidad" a la que ya no puede volverse. Primero querían que se marcharan las empresas, ahora quieren que regresen: ¿qué cachondeo es este, en qué quedamos? Si Cataluña no se gobierna a sí misma, y a su gusto, sin artículos 155 ni 135, es imposible restaurar la confianza. Y si Cataluña es ingobernable, España también, por más que PP-C's se froten las manos con su inútil mayoría absoluta y un tercio de la población excluida. Todo eso se resume así: Caos. Ahí es donde estamos y difícilmente vamos a salir de este laberinto. Y con una mayoría de españoles berreando ¡A por ellos!, y dos partidos incendiarios PP-C's, la salida del Caos ya no es difícil: es imposible.

Tuit 3
Respecto al independentismo, dos observaciones obvias, pero que con el nivel de confusión y barbarie al que hemos llegado por culpa del ultranacionalismo español, son pertinentes: 1) el independentismo es una opción política legítima en cualquier democracia. Hay partidos independentistas en todo el mundo, prácticamente en todas las democracias. 2) El independentismo "unilateral", cuanto antes aterrice, mucho mejor.

Tuit 4
En su último artículo, Enric Juliana apunta que C's podría sustituir al PP en el futuro. Es posible. Sin embargo, el auge de C's en esos últimos dos meses se debe a que ha encabezado con gran fervor la ofensiva contra Cataluña, hasta el punto de "centrar" al PP, como dijo Aitor Esteban. Ahora bien, el ultranacionalismo español, tal como he dicho en otros post, solo se activa y se sostiene contra Cataluña. Este fue el Mediterráneo que descubrió Aznar. Sin embargo no es posible pasarse la vida con el pie sobre la cabeza de Cataluña, de manera permanente. Este es un proyecto tan efímero como peligroso y estéril. Ya sé que a Rivera le entusiasma la España Una, pero la España Una es tan quimera como la República catalana seudo proclamada por el Parlament el pasado 27 de octubre. Y las quimeras en política son un lujo y con frecuencia un completo desastre. Es una desgracia que no hayamos aprovechado estos 40 años de democracia para extirpar definitivamente el fascismo español, incubado durante las dictaduras de Primo de Rivera y de Franco después. No se ha hecho, y ahora resurge el monstruo.

Unidos Podemos debe mantenerse con el timón bien firme y no dejarse llevar por esa estéril tormenta nacionalista, por más votos que parezca dar a sus partidarios. En cuanto pase la demencia nacionalista, solo sostenible mediante la violencia en Cataluña, se quedarán todos con el culo al aire.

Tuit 5
Por cierto, entre paréntesis, ¿acabará el día 21 el art. 155, o es una pregunta ingenua? 


Coda. Quizá estaba escrito que tengamos que pasar por ese calvario neofascista, lo mismo que nuestros antecesores, los desdichados españoles de los años 20, tuvieron que sufrir la dictadura del general Primo de Rivera, que en realidad no fue sino un monumental artículo 155 aplicado a todo el país, aunque también de "carácter provisional" por 10, 20 o 30 días, luego por 90 y acabó siendo por siete años. Toda una prueba para nuestros abuelos. También entonces, como ahora, después de la dictadura se auguraba una vuelta a la "normalidad", denunciada por Ortega y Gasset en el contundente artículo "El error Berenguer". Sin embargo, no sé qué es peor y más insufrible, si el "cirujano de hierro" y sus "notas oficiosas", o esa camarilla irresponsable del PP. Por lo menos Primo de Rivera construyó pantanos, carreteras, paradores nacionales de turismo y el Pueblo Español de Barcelona. El fascismo en España ha sido keynesiano. Por su parte, el gobierno del PP, hasta la fecha, solo se ha dedicado a regalar el país a los depredadores de dentro y de fuera, arruinar España, cubrirnos de deuda y amargarnos la existencia a todos los que todavía creemos en la dignidad humana.




Javier Pérez Royo - Intervención en el acto "Catalunya, motor de canvi", organizado por Catalunya en Comú-Podem. Barcelona, 6 diciembre 2017


Respuesta a Iñaki Gabilondo.—La brutal división social en Cataluña va a tener muy difícil arreglo, si es que lo tiene. Esa fractura social ha sido provocada tanto por el ¡A por ellos! del Estado, muy agravado por la aplicación (inconstitucional) del art. 155 y el encarcelamiento del Govern de la Generalitat y otros políticos, como por la seudo declaración unilateral de independencia (DUI). Tal como dije en otro post en octubre, creo que esa fractura no tiene arreglo desde Cataluña: tendrá que venir desde España, y habrá que esperar a un cambio radical en el gobierno del Estado. Cataluña, de momento, quedará enquistada en un conflicto crónico. No hay vuelta posible a ninguna "normalidad". Son las fatales consecuencias del 155 sobre todo y de la DUI, y nadie parece que vaya a asumir responsabilidades políticas, sino más bien lo contrario: todos están encantados en seguir echando más gasolina al fuego. Apenas hace unas horas García Albiol (PP de Cataluña) arrancaba la campaña electoral con el bárbaro berrido de combate ¡A por ellos! Si esta es la manera de restaurar la confianza y regresar a la "normalidad", vamos listos. Cuando hablo de "destrucción" de Cataluña, me refiero a esto. 

A estas alturas, ya nadie en el autodenominado "bloque constitucionalista" apenas disimula que de lo que se trata es de destruir el independentismo en Cataluña, al cual se considera a medio camino entre la delincuencia común y el terrorismo. Ahora bien, como el independentismo alcanza al 50 % de la población, saquemos la conclusión: no se ve cómo es posible destruir el independentismo sin crear un estado de violencia permanente contra Cataluña y hundir Cataluña en el Caos absoluto.

Por lo que se refiere a las elecciones autonómicas no son más que una tregua (impuesta desde Europa) en un proceso de criminalización y destrucción del independentismo que empezó mucho antes, y de manera ofensiva a partir del mensaje del rey el 3 de octubre, que ordenó el cierre de filas (si no sabíamos para qué sirve la monarquía ya nos hemos enterado), y seguirá después sine die.

Obviamente, no es lo mismo que gane las elecciones un bloque que otro. Si por desgracia ganaran los "constitucionalistas" (en realidad, monárquicos de Carta Otorgada), Cataluña sería reconvertida en una provincia más del Reino, periférica, y la Generalitat a simple diputación provincial. Incluso es posible que los catalanes tengamos que padecer de nuevo aquel "Hable usted en cristiano" que tanto sufrimos bajo el franquismo y que solo recordarlo me entra el vértigo. Así pues, esperemos que por estas Navidades podamos seguir cantando el villancico Fum, fum, fum (aquí una versión a cappella impresionante) y no "Humo, humo, humo", aunque cada cual que cante lo que le venga en gana porque Cataluña ha sido siempre un país libre, multicultural y cosmopolita, y deseamos que así siga siendo, y no el último virreinato del tronado Imperio español.


Importante artículo de Miguel Salas en el que denuncia de manera contundente la anómala situación creada en Cataluña por la aplicación del art. 155.

Recomiendo el librito del profesor Jorge Beinstein, Macri: orígenes e instalación de una dictadura mafiosa. Cuando me refiero a dictaduras de hecho con apariencia de democracias, aludo a lo expuesto por Beinstein en su análisis, en gran parte aplicable también a España. 

Lecturas recomendadas
- Editorial / ctxt, Ciudadanos y el peligro del nacionalismo excluyente (3-12-2017)
- Ramón Cotarelo, Las cosas de Rajoy (3-12-2017)

- Iñaki Gabilondo, Lo fundamental, la derrota del enemigo (5-12-2017)
- Javier Pérez Royo, El problema no es el 21D, sino el 22D, ¿Qué ha pasado con la euroorden contra Puigdemont? (5-12-2017) y La Constitución Territorial es traicionera (10-12-2017)
- Josep Ramoneda, La anormalitat obre la campanya (5-12-2017) 
- Enric Juliana, El espíritu del tiempo (6-12-2017) y Legitimismo (8-12-2017)
- Jesús López-Medel, El timo de la reforma constitucional (6-12-2017) 
- Editorial / La Vanguardia, Escenario complejo tras el 21-D (10-12-2017) 
- Miguel Salas, Cataluña. El 155 lo determina todo (10-12-2017) 
- Jaime Pastor, La izquierda española y la cuestión catalana (11-12-2017)

Otros temas
- Atilio A. Boron, Honduras: el "golpe blando preventivo" (4-12-2017) 
- Jorge Beinstein, Macri: orígenes e instalación de una dictadura mafiosa (4-12-2017). Descargar PDF.
- Editorial / ctxt, Alsasua o el "terrorismo-chicle" (5-12-2017) 

19 de noviembre de 2017

(Feria de espejismos: del Estado de las Autonomías al Estado del 155.)

La crisis de Cataluña ha servido para que el Régimen se quitara la careta. Y así hemos descubierto que la presunta Constitución de 1978 es en realidad una Carta Otorgada. Bastó el discurso del rey para desvanecer el espejismo de la Constitución: la monarquía está por encima. También hemos descubierto que el Estado de las Autonomías es otro espejismo: nunca hemos abandonado el Estado unitario y centralista. Ha bastado el art. 155 para borrar el espejismo autonómico de manera fulminante. Otro espejismo, ese ya más viejo: los partidos políticos no son tales sino meros comisionistas de la "casta parásita del Estado" (Suso de Toro), que sigue ahí, como siempre ha estado, envuelta en la bandera nacional, aferrada al BOE y ordenando al PSOE ejercer de palanganero del PP. ¿Qué más descubriremos? ¿A qué "normalidad" se supone que hay que volver? ¿A qué ficciones?

¿Hay camino de vuelta posible de la Carta Otorgada a la Constitución, y del Estado del 155 a las Autonomías? Javier Pérez Royo en El primer estado de excepción de la democracia no parece estar seguro: "no está claro cómo se puede volver a la normalidad, es decir, cómo se puede volver a ejercer en Cataluña el derecho a la autonomía". Y con los políticos en la cárcel es ya el esperpento. Pero lo importante es que tanto el discurso del rey el 3 de octubre como el art. 155 han volado los puentes para el regreso a la "normalidad", es decir, a la Constitución de 1978 y al Estado autonómico descentralizado. Lo que viene en adelante será navegar entre ficciones (haremos como que hay una Constitución y como que hay unos gobiernos autonómicos) hasta donde se pueda. Lo que ha hecho el art. 155 no es restaurar ninguna supuesta "normalidad" institucional, sino extender el conflicto de Cataluña al resto del Estado, conflicto que puede resumirse así: Régimen oligárquico contra disidencia. Son las bases de una dictadura de hecho, respaldada además por el populacho del ¡A por ellos!

No es ninguna anécdota que el Congreso haya excluido a Unidos Podemos de los actos de celebración del 40 aniversario de la Constitución. El discurso del rey del pasado 3 de octubre dejó fuera a un tercio de españoles: 15 millones de españoles que no cabemos ni en esa especie de nuevo Estatuto Real que llaman Constitución ni en esta Monarquía que llaman Estado democrático de derecho. Contra nosotros, esa minoría disidente, y contra vascos y catalanes iba dirigida la arenga real para el cierre de filas autoritario.

En dos meses se ha desvanecido el palacio encantado de la democracia española y del Estado de derecho. Es penoso seguir escribiendo en esas condiciones. Como dice Josep Fontana, el futuro es un país extraño, pero el de España es extrañísimo. Porque no es que vayamos hacia atrás, sino que empezamos a sospechar que quizá nunca nos hemos movido del siglo XVIII, o del XVI... ¿En qué siglo se detuvo el tiempo en España?

Pero si están volviendo los autos de fe (*). Requerimientos, autos de fe, abjuraciones... Los relojes se pararon en una hora: 1680. 


(*) Pedro Vallín, Renuncia a Lucifer (O cómo la Contrarreforma dirige la política española) (19-11-2017).  


https://www.museodelprado.es/coleccion/obra-de-arte/auto-de-fe-en-la-plaza-mayor-de-madrid/8d92af03-3183-473a-9997-d9cbf2557462
 Francisco Rizi, Auto de fe en la plaza Mayor de Madrid, en 1680




Javier Pérez Royo - Apertura de las jornadas "Volver a mirarnos. Nuevos acuerdos para la España que somos", organizadas por Unidos Podemos. Córdoba, 25 noviembre 2017

Importantísima conferencia de Javier Pérez Royo. En relación a ella aconsejo leer también el siguiente trabajo, más antiguo pero imprescindible: Poder constituyente y reforma de la Constitución española (2004).



Comentario al artículo ¡Que se jodan! de Iñaki Gabilondo: el fiasco de la Agencia Europea del Medicamento es el resultado de la real política del ¡A por ellos! Es lo mismo que las amenazas de policías municipales contra la alcaldesa de Madrid, los ultras violentos en las calles, las misas a Franco y un largo etcétera que está destruyendo la convivencia no ya en Cataluña sino en todo el país. Las políticas de confrontación social tienen esos efectos, y más en una sociedad tan deteriorada por la penuria económica como la nuestra actual. Ahora bien, si se destruye a Cataluña, España entera va detrás por el mismo desaguadero. Lo cual no parece importarle demasiado al gobierno del PP, que no desperdicia día para echar más gasolina al incendio. La patraña del "España se rompe" y el anticatalanismo dan muchos votos a la ultraderecha nacional, pero serán los votos más caros y amargos para la población de toda la historia contemporánea española.

Respecto a Fuera de contexto el primer fenómeno que aparece cuando en un país la ultraderecha campa a sus anchas son los "paramilitares". Manadas de energúmenos que andan por las calles pegando y hasta asesinando. En los primeros cinco años de la Transición hubo cerca de 600 asesinatos por la ultraderecha. Recientemente los hemos visto en Turquía y en Grecia. "Paramilitares" fascistas, asesinos a sueldo y violencia criminal del narcotráfico, eso es lo que nos espera con la extrema derecha en el poder en España. Pero no nos engañemos, no se trata de un puñado de energúmenos: es una violencia de Estado, como ha demostrado la investigación La Transición sangrienta. Una historia violenta del proceso democrático en España (1975-1983) de Mariano Sánchez Soler. Es el Estado, empezando por el gobierno del PP, el primer responsable de este peligroso deterioro.

El ¡A por ellos! tiene muchas consecuencias, no es solo contra los catalanes. Es la consigna del Régimen contra los disidentes. Es el terrorismo de Estado con el cual se sostienen todas las dictaduras, y de eso en España sabemos mucho. 

Importante advertencia de Enric Juliana (La advertencia canaria) contra el "aventurerismo de derechas" de C's. Ver también Fernando López Agudín, El nacionalpopulismo de Rivera. La España Una anhelada por algunos dementes solo es posible destruyendo Cataluña y el País Vasco, es decir, convirtiendo España en Albania. Lo cual a su vez solo es posible con violencia y dentro de un Estado totalitario. Detrás de esa irresponsabilidad, la mayor posible, que no duda en destruir un país para pescar en río revuelto, está el digno nieto de su abuelo: Aznar, que reparte su tiempo entre Colombia con Uribe (la peor calaña imaginable) y España con Rivera.

Recomiendo también el artículo de Joaquín Urías.

Lecturas recomendadas
- David Ojeda, Pérez Royo: "Lo que el Estado ha hecho en Cataluña es una barbaridad" (17-11-2017) 
- Suso de Toro, España, el reino del miedo (19-11-2017)
- Enric Juliana, El fuerte impacto de la crisis catalana empuja a España hacia la derecha (20-11-2017), Aznar anaranjado (22-11-2017), La advertencia canaria (24-11-2017) y España vira a la derecha (2-12-2017)
- Iñaki Gabilondo, ¡Que se jodan! (21-11-2017) y Fuera de contexto (22-11-2017)
- Carlos Sánchez Mato, Aun con palos en las ruedas, Madrid se mueve (21-11-2017) 
- Francisco Jurado, Parlamentos de mentirijilla (21-11-2017) 
- Javier Pérez Royo, Ley no escrita (21-11-2017), Ojalá me equivoque, pero la reforma constitucional es casi imposible (22-11-2017), Conferencia sobre Cataluña (Pamplona, 22-11-2017) vídeo, El primer estado de excepción de la democracia (24-11-2017), Divorcio electoral (25-11-2017), Si Ada Colau ha caído del lado equivocado, ¿de qué lado ha caído Pedro Sánchez? (26-11-2017), ¿A qué normalidad se vuelve? (29-11-2017) y Déficit democrático (29-11-2017)
- Josep Ramoneda, Nacionalismo y cinismo (21-11-2017), La radicalización de Ciudadanos (24-11-2017), La faula de la normalització (28-11-2017) y El lloc dels comuns (2-12-2017)
- Fernando López Agudín, El nacionalpopulismo de Rivera (24-11-2017),
Con el 155, la cuestión monárquica (28-11-2017) y ¿Cómo se utiliza Cataluña para no cambiar España? (2-12-2017)

- Gonzalo Boye Tuset, Hoy han ido a por los catalanes (24-11-2017) 
- Ramón Cotarelo, El Estado de derecho dictatorial (25-11-2017), Hostigamiento (28-11-2017) y La dictadura española (30-11-2017)
- Joaquín Urías, Ya eres un enemigo de la Constitución (27-11-2017) 
- Manifiesto. Confluencia política internacionalista por la ruptura con el Régimen del 78 (28-11-2017)
- Unidos Podemos anuncia que recurrirá al Constitucional la aplicación del artículo 155 en Cataluña (30-11-2017). Recurrirá la aplicación del artículo 155, no el artículo en sí, como dice el PP. Luego hablan de fake news
- Síndic de Greuges de Catalunya, Informe-síntesis de las actuaciones del Síndic de Greuges en torno al 1 de octubre de 2017 (noviembre 2017)

Otros temas
- Manuel Castells, ¿Fin de la gran coalición? (25-11-2017)  
- Rafael Poch, Macron, un paso por detrás (26-11-2017) 
- Alejandro Inurrieta, España lidera la desigualdad tras la crisis en la UE (27-11-2017) 
- Pablo Castaño Tierno, Ben Hayes: "Impacta ver la impunidad con la que los fascistas han vuelto a las calles españolas" (29-11-2017) 
- Augusto Zamora R., China - EE UU - Rusia, la nueva batalla del Pacífico (1-12-2017)