18 de febrero de 2018

(Españolizar catalanes: la demencia recurrente del fascismo español.)

1.
Yo nací en un pueblo de la provincia de Barcelona, Vilafranca del Penedès, topónimo "españolizado" por Franco como "Villafranca del Panadés". No es mucho el cambio impuesto por Franco, pero sí lo suficiente para molestar al 100 % de los habitantes de Vilafranca, porque a nadie le gusta que le cambien el nombre. Ahora, 40 años después, esos mismos fascistas vuelven a las andadas intentando "españolizarnos" a los catalanes por enésima vez. En realidad, vienen "españolizándonos" desde 1923 (salvo el paréntesis de la gloriosa II República), con un éxito espectacular. Luego se preguntarán los españoles, muy sorprendidos, de qué nos quejamos los catalanes y por qué estamos tan a disgusto y molestos. Y es que 95 años de tocarnos las narices, son unos cuantos.


A lo que iba. Vilafranca tiene una Rambla, donde van los vilafranqueses a pasear y a tomar el vermut los domingos por la mañana, y al final de esa Rambla hay un bonito monumento modernista dedicado a un ilustre hijo de la villa: Manuel Milà i Fontanals. Yo de pequeñito nunca supe quién era el señor de ese monumento, porque es de esas cosas que uno pasa millones de veces por delante de ellas y nunca se fija por tan familiares. Pues bien, Milà i Fontanals fue, nada menos, el padre de la filología española moderna y maestro de Marcelino Menéndez Pelayo, su alumno preferido en la Universitat de Barcelona.

 Monumento a Milà i Fontanals (1818-1884), en Vilafranca del Penedès (Barcelona)

Yo estoy seguro de que si en el siglo XIX hubiera habido toda esa chusma españolista berreando "¡A por ellos!", Milà i Fontanals no hubiera existido jamás. No hubiera podido existir. Tampoco yo me hubiera dedicado a Antonio Machado si 30 años atrás hubiese tenido que padecer semejante aterradora barbarie españolista del "¡A por ellos!", por más republicano que fuera Antonio Machado, que ya es ser héroe ser republicano en España. Y es más que probable que después de toda esa criminal ofensiva desatada por el Estado contra los catalanes, no vuelva a existir ningún otro Milà i Fontanals ni similar, por lo menos en los próximos 90 años.

Aunque es seguro que a los bárbaros fascistas españoles les importa un pimiento que el vilafranqués Milà i Fontanals fuera el padre de la filología española moderna, porque ellos son más bien del "¡Muera la inteligencia!" de Millán-Astray. Y, desde luego, se nota.

2.
Cuando conozco a alguien de esas Españas lo primero que hago es preguntarle de dónde es. Porque hay muchas probabilidades de que donde sea que haya nacido, yo haya estado en su pueblo natal. Y es que he dedicado muchos años a recorrer la península de una punta a otra, y es raro el pueblo en que no he estado, por recóndito que sea, por lo menos de Despeñaperros para arriba. Ya quisieran muchos de esos aprendices de fascistas que tanto se les llena la boca con España (una pura abstracción para ellos) y de "españolizarnos" a los catalanes (puro salvajismo colonial), conocer la mitad de bien que yo, un catalán, la geografía de ese país. Y no solo la geografía, sino su historia y literatura. En cambio, la mayoría de esos aprendices de fascistas no tienen ni idea de Cataluña, ni les interesa tampoco. ¿No dicen que Cataluña es España? Pues debiera interesarles. O bien son idiotas que no saben ni lo que hablan.


Pongo un ejemplo. En el pueblo mediterráneo donde resido suelo ir con frecuencia al restaurante de un matrimonio amigo. Ella es de Carrión de los Condes. Pues bien, en Carrión, como en tantas otras poblaciones de Palencia, he estado infinidad de veces, lo cual no tiene nada de extraño pues Palencia es una de mis provincias favoritas, no solo por su arte románico, único en España, sino por las impresionantes iglesias góticas de Tierra de Campos. No soy el único: un amigo de Barcelona se compró una casa en Astudillo, como segunda residencia donde pasar de vez en cuando unos días tranquilo. Por cierto, en Astudillo nació César M. Arconada, novelista, militante del PCE, y después de la guerra exiliado en Moscú donde murió en 1964 (la Biblioteca Municipal de Astudillo lleva su nombre, lo cual honra en gran manera a los astudillanos). Estoy convencido de que Pablo Casado (nacido en Palencia), en algún receso de levantar el brazo en alto, no vaya a agarrarle una tendinitis, habrá leído La turbina (1930).

 Biblioteca Municipal César M. Arconada en Astudillo (Palencia)

El marido es de Sanabria, donde también he estado por lo menos en media docena de ocasiones. Aunque no nació en Puebla de Sanabria, sino en San Martín de Castañeda, un pequeño pueblo colgado en la ladera sobre el lago y al cual hay que acceder expresamente por una carreterita que bordea el lago y serpentea montaña arriba. Pues también he estado allí. Es de destacar que mi amigo senabrés nunca se había fijado en las impresionantes cuatro figuras adosadas a ambos lados de la entrada de la iglesia de Nuestra Señora del Azogue, del siglo XIII.

 Puerta de la iglesia de Nuestra Señora del Azogue (Puebla de Sanabria, Zamora)

Y así podría seguir relatando pueblos y lugares hasta el año próximo, pues como he dicho he recorrido las Españas hasta el último rincón. Sin embargo, lamentablemente, eso ya se acabó. Ya no me atrevo a viajar por España, no sea que por catalán me pinchen las ruedas del coche, me insulten, o a saber qué. El "¡A por ellos!" es criminal, y va a tardar décadas en olvidarse, si es que eso es posible.

Me temo que los catalanes, con buen criterio, han decidido independizarse de esa tronada Monarquía Católica imperial ("nación española" lo llaman esos pillos) y de ese Estado corrupto hasta la médula que cree vivir todavía en el siglo XVII. Decisión que no tiene nada que ver con el nacionalismo catalán, sino con la higiene más elemental. Y si ahora la cosa anda en torno al 47 % de independentistas, mañana será del 99 %, por más que impongan el "español" en las escuelas catalanas, la Formación del Espíritu Nacional, y todo lo que se les ocurra a ese puñado de delincuentes que usan el nacionalismo español como tapadera para seguir robando, que es lo suyo y lo que de verdad les entusiasma.

No hay chorizo que no se envuelva en la bandera nacional, aquí en España como en todas partes. Eso es universal. Y es que un hijo de puta patriota no parece tan hijo de puta.

3.
Y, por supuesto, el idioma en el que escribo estas líneas no es el castellano, sino el chino mandarín. Porque los catalanes, como es sabido, estamos todos "adoctrinados" y no tenemos ni idea de España ni sabemos una palabra de castellano ("español", dicen ellos) (*). Así pues, el lector no se confunda: eso que lee es chino mandarín.


Aunque ahora, dicen esos aprendices de fascistas, lo arreglarán obligando a enseñar en "español" en las escuelas catalanas, como Primo de Rivera hace 95 años. Qué gran idea. A ver si así los catalanes, yo incluido, aprendemos "español" de una vez, lengua que desconozco, como es patente. Y así de paso leo el Quijote que, por cierto, acabó en Barcelona, y es que en la depauperada España de comienzos del siglo XVII, más depauperada y arruinada todavía que la del siglo XXI, que ya es decir, no había demasiadas ciudades donde elegir, y aparte de Sevilla solo estaba "Barcelona, archivo de la cortesía, albergue de los extranjeros, hospital de los pobres, patria de los valientes, venganza de los ofendidos y correspondencia grata de firmes amistades, y en sitio y en belleza, única" (Don Quijote, II, cap. LXXII; ed. de Francisco Rico, Crítica, 1998, p. 1207). Estoy convencido de que Cervantes se hubiera horrorizado también del bárbaro y criminal "¡A por ellos!". 

(*)
"Se llama lengua castellana (y con menos propiedad española) la que se habla en Castilla y que con las armas y las leyes de los castellanos pasó a la América, y es hoy el idioma común de los Estados hispanoamericanos" (Andrés Bello, Gramática de la lengua castellana destinada al uso de los americanos, 1847).

"No queráis llamar 'lengua española' a la lengua castellana, frase malsonante y rara vez usada por nuestros clásicos, que siempre se preciaron de escribir en castellano. Tan lengua española es la castellana como la catalana y la portuguesa" (Marcelino Menéndez Pelayo, La ciencia española, 1879).


Entrevista al catedrático Javier Pérez Royo: "De facto, la democracia en España está suspendida" (23-2-2018). 

Ada Colau no acudirá al recibimiento oficial del rey en el Mobile World Congress (24-2-2018) vídeo.


(Goya - Los Caprichos.)
93.                      

Otra pared vacía.

Editorial / El País, Libertad de expresión (22-2-2018)
José Antich, La dignidad de una alcaldesa (22-2-2018)
Fernando López Agudín, Felipe VI en ARCO (23-2-2018)
Josep Ramoneda, La lluvia fina del autoritarismo (24-2-2018)


https://elpais.com/elpais/2014/11/03/vinetas/1415038055_999941.html
 Forges in memoriam (El País, 4-11-2014)

Lecturas recomendadas
- Editorial / La Vanguardia, No usar las lenguas como gasolina (17-2-2018) 
- Entrevista a José María Mena en Els Matins de TV3 (18-2-2018) 
- Albano Dante Fachin, Gentes de España: ¡que no os roben el catalán! (18-2-2018) 
- Iñaki Gabilondo, ¿Hasta dónde llegará la puja? (19-2-2018) 
- Ramón Cotarelo, El independentismo es delito (19-2-2018) 
- Ignacio Escolar, El himno nacional que más me gusta (19-2-2018). Y lo de "grande" tiene unas connotaciones que mejor correr tupido velo. 
- Joan B. Culla, Lògica colonial (19-2-2018) 
- Javier Pérez Royo, El tiempo de la legislatura se ha agotado (20-2-2018), La reforma electoral I (22-1-2018) y II (23-2-2018)
- Jaime Montero, Uno, grande y libre (20-2-2018) 
- Alejandro Torrús, Joaquín Urías: "Los delitos de enaltecimiento del terrorismo y de injurias a la Corona no deberían existir" (20-2-2018) 
- Enric Juliana, Brigada Aranzadi-Comando Génova (21-2-2018) y El espíritu del tiempo (24-2-2018) vídeo
- Els Matins (TV3), Javier Pérez Royo: "Se está produciendo una regresión notabilísima hacia  una situación predemocrática" (22-2-2018) vídeo
- Borja de Riquer i Permanyer, Catalanofobia (22-2-2018). Hay una errata en el artículo, la frase correcta creo que debería ser esta: "la exaltada reacción españolista ante los hechos del ¡Cu-cut! –un chiste que molestó a los militares–..." El chiste al que alude fue el del dibujante Junceda.
- Pepe Martí, Javier Pérez Royo: "De facto, la democracia en España está suspendida" (23-2-2018) 
- José Antich, El plante a la Corona (24-2-2018)
 
Otros temas
- Ramón Cotarelo, La tragedia española (18-2-2018) 
- Miguel Ángel Villena, Fernando VII, el tirano que logró engañar al pueblo (18-2-2018) 
- Juan Torres López, Defender a las generaciones futuras (19-2-2018)
- Zainer Pimentel, El último acto del golpe en Brasil (22-2-2018)

No hay comentarios:

Publicar un comentario