16 de abril de 2018

(El golpe de Estado del 3 de octubre.)

Tuit 1
Todo el drama de España viene de que en el siglo XIX no pudo ser nación: lo impidió la monarquía. Y ya en el siglo XX, el fascismo patrio, iniciado con Primo de Rivera, ha pretendido que España sea nación por cojones y a destiempo. Es decir, el proyecto de la España Una pasa necesariamente por chafar Cataluña. Mientras Cataluña exista, no es posible la nación española. Esa es la doctrina del nacionalismo español establecida por Primo de Rivera,
el cirujano de hierro, y ahí es donde está empantanada de manera crónica la derecha española. Con Primo de Rivera empezó el gran delirio de la España Una, el dogma central del fascismo patrio: "La unidad de España ... ha de ser considerada como el dogma principal del fascismo español" (Shlomo Ben-Ami, Hacia una compresión de la dictadura de Primo de Rivera, p. 117) (*). El nacionalismo español primorriverista, continuado luego por Franco, no es el pasado: es el presente. El nacionalismo español no puede acostarse fascista un día y levantarse demócrata al siguiente.
 

Por lo demás, a cada crisis de Estado la solución ha pasado inexcusablemente por arrasar Cataluña. Es la salida fascista de las crisis (en 1923, en 1936, en 2017...). Y hoy, todo el Estado, con el rey a la cabeza, ha apostado, como en 1923, por la España Una, es decir, por cargarse Cataluña con la excusa del "separatismo". Y eso es irreversible. No hay marcha atrás, porque está todo el Estado comprometido en ello. La historia no se repite, pero rima.

¿Qué milagro puede detener esa demencia? Me temo que ninguno.

Huelga decir que España sin Cataluña es Albania. Pero ello es indiferente a los adalides de la España Una, esa obsesión recurrente y catastrófica de la derecha.


Tuit 2
El 3 de octubre aparentemente no ocurrió nada. Siguió el mismo Ejecutivo y no hubo ningún cambio institucional. Solo un discursito de 6.00 minutos. Sin embargo, la monarquía dejó de ser la "monarquía parlamentaria" del art. 1.3 CE para ser lo que nunca dejó de ser: una monarquía supraconstitucional. Y la Constitución dejó de ser tal para ser una "carta otorgada". La "soberanía nacional" (art. 1.2 CE) desaparece, y ya no sabemos donde reside la soberanía, y mejor no queramos saberlo. No sigo. No es difícil desgranar las consecuencias que se derivan de todo ello. Si tuviera que resumir todo en una línea, diría: el 3-O se acabó la democracia y el Estado de derecho en España (art. 1.1 CE), aunque se siga conservando el cascarón de tales por razones obvias. Ahora bien, si se borra la Constitución, convertida en nominal, lo que queda es una monarquía autoritaria. Es comprensible que la Unión Europea alucine en colores y se preocupe: primero Hungría, luego Polonia... y ahora España.

La historia no es la misma, pero lo parece, y ello es así porque la derecha española no ha cambiado un ápice: es la misma camarilla que tan bien retrató Ramón del Valle-Inclán en sus obras, en los años 20. Además, la derecha es impotente para aprender, solo se repite. Ahora bien, la sociedad española sí ha cambiado en estos cien años. Lo que no está claro es si seremos capaces de dar una patada donde corresponde a esa camarilla corrupta y delincuente, o tendremos que vivir a cuatro patas como las bestias.
 

Tuit 3
¿Qué hemos de hacer los catalanes? Aguantar como podamos la embestida brutal del Estado. No es la primera vez, ni nos viene de nuevo. Yo no soy independentista, ni siquiera nacionalista ni lo he sido nunca, pero está claro que después del 3 de octubre ya no es posible NINGUNA relación de Cataluña con el Estado, mientras rija la monarquía española. Es imposible. A este extremo se ha llegado. Y esto también es irreversible.  

Tuit 4
Ni siquiera es viable ya ningún referéndum de autodeterminación en Cataluña. Porque si ganara el a la independencia, al minuto siguiente entrarían los tanques por la Diagonal de Barcelona. La situación de enfrentamiento del Estado contra Cataluña imposibilita ningún referéndum, y, más en general, ninguna solución política al conflicto. Además: si no se han respetado ni siquiera las elecciones autonómicas del 21-D, impidiendo la investidura de los diputados electos, ¿cómo se iba a respetar un referéndum? 

Resumamos: ¿qué pretende el Estado? ¿Meter en la cárcel al 47 % de la población catalana, acusados de rebelión, sedición, terrorismo o de lo que se les antoje? Porque el Estado español vive en 1680 y ha delegado en la Inquisición la resolución del problema (**). Y no sólo a ese 47 % de independentistas (la gran hazaña, recordemos, de Aznar y Rajoy), sino a otro 30 % de catalanes que no somos independentistas, pero que sin embargo creemos que Cataluña necesita de un encaje blindado con el Estado: blindado a prueba de delirios fascistas, los de la España Una, porque está claro que el mecanismo autonómico diseñado en 1978 ha sobrevivido 30 años, pero no ha bastado ni ha sido suficiente.

Tuit 5
Durante todo el conflicto de Cataluña, Unidos Podemos se ha visto desbordado y ha decidido ponerse de perfil y hacerse el sueco, si bien ha aludido —más o menos vagamente— a un "Estado plurinacional", lo cual no está mal. Ahora bien, ha llegado el momento de dar otra vuelta de tuerca, que quizá sea la última. Propongo este lema: 

Por la República y la democracia

(*) Ello me recuerda la composición "Saludo a Franco" de Manuel Machado, fechada en marzo de 1939, a la entrada de Franco en Madrid, y recién muerto su hermano Antonio en el exilio de Collioure. Fue publicada en Cadencias de cadencias (1943). Copio la última estrofa y subrayo en cursiva lo que nos interesa:

De tu soberbia campaña,
Caudillo, noble y valiente,
ha surgido nuevamente
una grande y libre España.
Que sean tu nueva hazaña
estas paces, que unirán
en un mismo y puro afán
al hermano y el hermano...
¡Con la sombra de tu mano
es bastante, Capitán!

(**) Recordemos que en los tribunales de la Inquisición se acusaba (sin pruebas), condenaba, ejecutaba y eso era todo. Los reos no tenían ninguna posibilidad de ser absueltos, porque ello hubiera menoscabado la autoridad del tribunal. Eran crímenes de Estado, ejecutados como grandes espectáculos de masas, y con un carácter ejemplarizante. Ejemplarizante, en primer lugar, del poder omnímodo de la Monarquía Española y de lo que puede ocurrirles a los desventurados que esa Monarquía señale con su augusto dedo. 
(Continuará.)




Diálogos sobre España con Pablo Iglesias y Javier Pérez Royo (16-4-2018)



https://ctxt.es/es/20180418/Firmas/19083/nacionalismo-Espa%C3%B1a-Ignacio-Sanchez-Cuenca-Catalunya.htm
(Dibujo: Carlos Echevarría.)

"Que usted haya nacido en Rute, y que se sienta usted relativamente satisfecho de haber nacido en Rute, y hasta que nos hable usted con una cierta jactancia de hombre de Rute, no me parece mal. De algún modo ha de expresar usted el amor a su pueblo natal, donde tantas raíces sentimentales tiene usted. Pero que pretenda convencernos de que, puesto a elegir, hubiera usted elegido a Rute, o que, adelantándose a su propio índice, hubiera usted señalado a Rute en el mapa del mundo como lugar preciso para nacer en él, eso ya no me parece tan bien, querido don Cosme."
Antonio Machado, Juan de Mairena (1936), XXXV.

El artículo de Ignacio Sánchez-Cuenca (La anestesia democrática del nacionalismo español) está bien (*), pero le aconsejaría modestamente que reflexionara bastante más sobre nuestro pasado inmediato, por ejemplo a partir de 1898, por traer una fecha emblemática, o mejor a partir de la Gran Guerra, que es cuando en España se produce una acentuada derechización política (en paralelo a la que tiene lugar en toda Europa), la cual desembocará en la dictadura protofascista del general Primo de Rivera. Es ahí donde tiene su origen el nacionalismo español actual. Y no, no es un nacionalismo que se caracterice "por adoptar valores tolerantes, democráticos y constitucionales". En absoluto, sino todo lo contrario (**). El drama es que ya en democracia nunca ha habido en España ningún proceso de renacionalización, de la misma manera que nunca ha habido un ajuste de cuentas con el fascismo. Ha sido la nuestra una democracia nominal y ahora padecemos las consecuencias.

Un conflicto como el de Cataluña, que viene arrastrándose desde 2010 y que en otros países democráticos se hubiese ventilado políticamente sin más consecuencias, en España el Estado ha optado finalmente por el enfrentamiento y azuzar la Bestia del fascismo. Después del 3-O ya no cabe ninguna solución política, pues el conflicto queda planteado en unos términos extremos: o el Estado (monarquía incluida), o Cataluña. Pero, ¡ojo!, estas son las consecuencias coherentes del nacionalismo español. Todo ello no es difícil de entender si somos capaces de ver ese continuum ideológico (tanto en el Estado como en gran parte de la sociedad española) que va de 1923 hasta hoy, pasando por 40 años de franquismo. Ello explica también ese "rechazo a la plurinacionalidad" que señala Sánchez-Cuenca, etc., etc. [Nota bene. Sobre la dictadura de Primo de Rivera, y en concreto respecto al tema que nos ocupa, recomiendo el brillante estudio de Alejandro Quiroga Fernández de Soto, Haciendo españoles. La nacionalización de las masas en la dictadura de Primo de Rivera (1923-1930) (Madrid, Centro de Estudios Políticos y Constitucionales, 2008), además de la obra ya clásica de Shlomo Ben-Ami, reeditada recientemente, El cirujano de hierro. La dictadura de Primo de Rivera (1923-1930) (Barcelona, RBA Libros, 2012; primera ed. 1983), y José Luis Gómez Navarro, El régimen de Primo de Rivera (Madrid, Cátedra, 1991); y respecto al período franquista: Borja de Riquer, La dictadura de Franco (Barcelona, Crítica / Marcial Pons, 2010, vol. 9 de la Historia de España dirigida por Josep Fontana) y Enrique Moradiellos, La España de Franco (1939-1975). Política y sociedad (Madrid, Síntesis, 2000).]


El nacionalismo (fascista) español, el de la España Una, es a veces difícil de visibilizar y entender porque es reactivo, y tiene en el anticatalanismo su espoleta (el auge actual de Ciudadanos, precisamente, tiene su fundamento en su anticatalanismo). El nacionalismo español solo se activa con el anticatalanismo y el cuento del "España se rompe" que tanto le gustaba a Aznar. Este es un asunto que ya he advertido de paso en esas notas (ver El anticatalanismo, columna vertebral del nacionalismo fascista), pero quizá le dedique más adelante un post monográfico. Los constituyentes de 1978 fueron suficientemente responsables para evitar ignorar a Cataluña y encontraron un encaje razonable de Cataluña en el Estado. Los políticos actuales —me refiero a los del bloque monárquico—, son lo suficientemente irresponsables para hacer lo contrario y planchar Cataluña. No es un error, es la demencia irracional de la España Una.

Una última consideración: obsérvese que en ningún post he aludido a lo que pudiera ser un nacionalismo español "bien entendido" (si es que puede existir tal nacionalismo "bien entendido"), sino que siempre me he referido al nacionalismo español ya existente, que no es otro que el nacionalismo de la "España Una, Grande e Indivisible" primorriverista (o "Una, Grande y Libre" del franquismo) y toda la dogmática nacionalista conexa que quienes hemos vivido el franquismo conocemos medianamente bien, y que además está incrustada en artículos fundamentales de la Constitución española. Ese nacionalismo franquista, o, mejor, fascista (que nadie se escandalice de las palabras), es el nacionalismo español realmente existente. No hay otro. ¿Podría haber otro, respetuoso, por ejemplo, con las naciones y pueblos de las Españas? Por supuesto, pero ello no sería sin antes un laborioso proceso de renacionalización (suponiendo que ello sea necesario a esas alturas del siglo XXI). Más bien lo necesario, y lo urgente, es la desfastización del Estado. Que lo veamos.

Finalmente: ¿hubo, en algún momento, otro nacionalismo español, republicano, laico y progresista? Si lo hubo, y hasta qué punto, es lo que deberían explicarnos los historiadores.

Al inicio de este comentario he reproducido el dibujo de Carlos Echevarría que ilustra el artículo de Sánchez-Cuenca, porque es genial: efectivamente, el nacionalismo fascista español es el eficaz borrador de la Constitución de 1978 y por ende de la democracia y el Estado de derecho. No deja de ser una ironía que los partidos del bloque monárquico se denominen a sí mismos "constitucionalistas".

(*) Acabo de leer el reciente artículo de Ignacio Sánchez-Cuenca, No fue un golpe de Estado ni un pronunciamiento: respuesta a Santos Juliá (24-4-2018) y estoy en completo y total acuerdo con lo expuesto por Sánchez-Cuenca. Solo insistir en lo que debería ser ya obvio: el simulacro de declaración de independencia fue un monumental error. La peor consecuencia de aquel error es que Cataluña, irremediablemente escindida, queda imposibilitada para cualquier solución política, la cual tendrá que venir ahora de fuera. ¿De fuera de dónde? Quizá de Júpiter. Porque si el simulacro de declaración de independencia impide cualquier solución política desde Cataluña, el ¡A por ellos! impide cualquier solución política desde España. A este cul-de-sac de pesadilla nos han llevado las derechas de una y otra parte. Para redondear el drama, la izquierda está en los cerros de Úbeda.
(**) La índole del nacionalismo español queda puesta de manifiesto en esa reciente proliferación de grupos, grupúsculos y organizaciones de extrema derecha, especialmente en Cataluña, Valencia y Madrid, y que con su violencia encaminada a sembrar el terror en las calles a veces nos recuerdan a los Camicie Nere de los años 20. Recordemos que en los primeros ocho años de la Transición la ultraderecha cometió cerca de 600 asesinatos (ver Mariano Sánchez Soler, La Transición sangrienta. Una historia violenta del proceso democrático en España, 1975-1983). Es una violencia amparada por el Estado. Un fenómeno que puede observarse lamentablemente también en Turquía y Grecia. Eso es el nacionalismo español, guste o no guste.



(Goya - Los Caprichos.)
96.                      

Otra pitada.


1) Es ridículo y bochornoso que el Ministerio de Interior amenace con imputar por terrorismo a varias decenas de miles de asistentes a la final de la Copa por pitar al rey. Y además en un tuit, a lo Trump style. ¿Será que ya han contratado a Steve Bannon como asesor? ¿Será que España se ha convertido en el coche-escoba de los desechos políticos de la extrema derecha mundial, desde el mencionado Bannon a Manuel Valls?

2) ¿Qué espera para dimitir el ministro Zoido, REPROBADO por el Congreso de los Diputados hace ya medio año? "Reprobar. No aprobar, dar por malo" (DRAE). Es decir, el pueblo español, legítimamente representado por el Congreso de los Diputados, no aprueba y da por malo al ministro Zoido (y a otros tres ministros del gobierno igualmente reprobados). Ahora bien, los ministros REPROBADOS no dimiten porque alegan tener la confianza del sobrecogedor presidente del gobierno M. Rajoy, sin importarles un pimiento la voluntad de los españoles manifestada por medio del Congreso de los Diputados (ver Javier Pérez Royo, Legitimidad en entredicho en el peor momento). Ni en Katanga encontraríamos nada semejante. 

El gobierno de España es el único gobierno del mundo QUE MANTIENE EN SUS CARGOS A ¡CUATRO MINISTROS REPROBADOS! Y tan anchos todos. No cabe mayor desprecio a los españoles, o mejor dicho, sí cabe, y es el no presentar una moción de censura contra ese gobierno.

3) Respecto al art. 573 del Código penal, aprobado por el PP y PSOE en la última reforma de 2015, podría haberse redactado en media línea, así: "Art. 573. Se considerará delito de terrorismo, TODO. Y si no te lo crees, espera y verás" (ver Jesús C. Aguerri, Del "terrorista" al "radical": los delitos de subjetividad en el Código penal español). Creo recordar haber leído que el art. 573 CP contraviene el Convenio Europeo para la Protección de los Derechos Humanos y de las Libertades Fundamentales, pero ello parece no tener ninguna importancia, y el art. 573 sigue ahí.

Y 4) Contaba Meneses que detrás del discurso del 3 de octubre están las tres sonoras pitadas en la final de la Copa del Rey, y no es una hipótesis tan descabellada. "Hay quien tiene sentido del humor, y otros no tanto", concluía Meneses. "Por otra parte —siguió diciendo Meneses—, queda claro que el rey luciendo una corbata con los colores del Sevilla, es el rey de todos los españoles, lo mismo que la justicia es igual para todos, España es un Estado democrático de derecho y yo soy Blancanieves."

Por no hablar del ridículo ¡A por el amarillo! —dijo Aquilino.  

—Ahora bien —replicó Barrantes—, si Aznar y Rajoy han conseguido la hazaña de fabricar cientos de miles de independentistas en Cataluña, y en solo ocho años (muchísimos más independentistas de los que ha conseguido Esquerra Republicana de Catalunya en los 87 años de su historia), el rey logrará el milagro de millones de republicanos en toda España. Y si no, al tiempo, que al paso que va todo no tendremos que esperar mucho. 



La Manada

—Donde hubo violación los jueces no ven nada —dijo Meneses—, y donde no hubo nada los jueces ven rebelión, sedición y terrorismo. Es el mundo al revés de pesadilla de los Estados autoritarios.

- Beatriz Gimeno, Rabia pero no impotencia (26-4-2018)
- Baltasar Garzón, Vergüenza (27-4-2018)
- Javier Pérez Royo, Una sentencia peor que el delito (27-4-2018)   
- Enric Juliana, Una España sórdida (28-4-2018)
- Jordi Barbeta, La Manada, el poder de la extrema derecha (29-4-2018) 
- María Eugenia R. Palop, Parece que hay más de uno con problemas singulares (1-5-2018)
- Francisco Jurado, Feminismo y ordenamiento jurídico: romper el espejo (1-5-2018) 
- Alejandro Lillo, Las muchedumbres, el Estado de derecho y la justicia (9-5-2018) 


(Este lazo vale también para Lula, otro preso político, excepto en Brasil, donde obviamente es un político preso.)

Lecturas recomendadas
- Editorial / La Vanguardia, Juicio por los hechos de Alsasua (17-4-2018)
- Fernando López Agudín, La corrida nacional de Rajoy y Rivera (17-4-2018) y El "Todo por la Patria" de Rivera (24-4-2018)
- Javier Pérez Royo, ¿Por qué dudan los letrados del Parlament?, Crónica de una catástrofe anunciada (17-4-2018), Montoro y el delito de malversación (18-4-2018), Investidura y rebelión (21-4-2018), Corrupción institucional (24-4-2018), Antesala de la descomposición (29-4-2018) y ¿Elecciones anticipadas? (2-5-2018)
- José Antich, El berrinche del Supremo (17-4-2018). Viendo la actuación de algunas altas instancias judiciales españolas de ahora mismo, cuesta poco imaginar lo que fue la Inquisición en España (y América) y el espantoso terror que debió infundir entre determinados grupos sociales el Tribunal del Santo Oficio. Pone la piel de gallina. Rivera, el sheriff (3-5-2018) y La violencia nunca es neutra (6-5-2018)
- Javier Valenzuela, Usted puede ser "terrorista" (18-4-2018) 
- Joan Coscubiela, De aquellos barros, estos lodos (19-4-2018)
- Ignacio Sánchez-Cuenca, La anestesia democrática del nacionalismo español (19-4-2018) y No fue un golpe de Estado ni un pronunciamiento: respuesta a Santos Juliá (24-4-2018)
- Carlota Camps, Vajgl: "Hay demasiado silencio en la UE sobre los presos políticos en España" (19-4-2018) 
- Enric Juliana, La izquierda desmayada (21-4-2018) vídeo, Madrid, máquina trituradora (22-4-2018), Las cloacas deciden (26-4-2018), Una España sórdida (28-4-2018) vídeo: importante reflexión, Contra la sordidez (29-4-2018) y Por qué los vascos salvan a Rajoy (5-5-2018) vídeo
- Libertad presos políticos catalanes. Carta de Noam Chomsky y un centenar de académicos de 19 países (21-4-2018). Original en The National: Noam Chomsky among signatories on letter calling for release of Catalan political prisoners
- Suso de Toro, Confusión, desesperanza. ¿Un nuevo "98"? (21-4-2018)
- Esteban Ordóñez, Propuesta de nombres para el color amarillo (24-4-2018) 
- Jaime Pastor, Crisis política, corrupción mafiosa y melancolía rebelde (27-4-2018) 
- Editorial / La Vanguardia, Seis meses ya del artículo 155 (29-4-2018) 
- Jordi Barbeta, Rivera provocará una hecatombe (1-5-2018) 
- Marina Subirats, La España que amo (2-5-2018) 
- Jaume Asens / Benet Salellas, El derecho en tiempos de excepcionalidad (5-5-2018)

Otros temas
- Jesús Mota, Devuelvan todas las medallas macroeconómicas (19-4-2018) 
- Manuel Castells, Lula (21-4-2018) 
- Jordi Amat, Nación sin Estado (22-4-2018) 
- Agustín Moreno, El Madrid del "No pasarán" (22-4-2018) - Ramón Lobo, Bibi nos la quiere colar otra (3-5-2018)
- José Antonio Muñoz, Julián Casanova: "La dictadura nunca renunció a la guerra civil como acto fundacional" (18-4-2018)
- Manuel Castells, En la camanchaca (5-5-2018) 
- Gustau Nerín, Francisco Alía: "En los países vecinos, los ejércitos no han amenazado el sistema democrático" (6-5-2018)

No hay comentarios:

Publicar un comentario