7 de enero de 2018

(Esto no puede acabar bien nunca.)

1.
Este post lleva el mismo título que el artículo del catedrático Javier Pérez Royo, porque no hay mucho más que decir. Nos hallamos ante una Causa General contra el independentismo catalán, y además con notables reminiscencias inquisitoriales que nada tienen que ver ni con el derecho ni con la justicia, y eso es todo. (Algunos juristas que desconocen las genuinas tradiciones españolas prefieren una calificación más moderna: derecho penal del enemigo.) ¿Cómo acabará esto? Mal. O mejor dicho: entre mal y muy mal. 

Cuando la política es sustituida por la violencia del Estado (policial, judicial...), no puede acabar bien nunca. O, como dice Josep Ramoneda: "Ahora, en el conflicto catalán, la vía judicial marca el paso" (La mutació del règim). ¿Somos delincuentes criminales la mitad, por lo menos, de los catalanes? ¿Son las multitudinarias y pacíficas manifestaciones de la Diada (derecho de manifestación amparado por el art. 21 CE) homologables a "alzamientos tumultuarios" y por tanto constitutivas de un delito de sedición? Etcétera. Mayor desvarío, imposible. Pero ahí es donde nos hallamos.

El final de trayecto previsible de este disparate es la ilegalización de los partidos independentistas. Pero antes habremos de asistir a la conclusión de los múltiples Autos de Fe en curso. Finalmente, a la mayor parte de catalanes nos espera el capirote y el sambenito, la abjuración (o no) y la condena (con penas graduadas, como corresponde: multas, azotes, destierro, condena a prisión o a galeras, muerte en la hoguera para los impenitentes...), o la clandestinidad y la persecución por parte de esa nueva Inquisición. El Estado monárquico de Carta Otorgada y sus palanganeros PPSOE-C's necesitan de esa barroca y terrorífica escenografía y de esa arrogante exhibición de poder omnímodo. ¿Y el regreso a la "normalidad", cuándo? Olvídate de la "normalidad". Para el Régimen la única normalidad es la España Una de la Monarquía Constitucional. Es decir, el viejo sueño de los chorizos y delincuentes patrios, la jauría de compiyoguis que viven de parasitar el BOE y el Estado y chuparnos la sangre. ¡Y la cantidad de pasta que se están dejando para regresar al paraíso franquista!

En resumen, el lamentable Estado monárquico español está haciendo un striptease integral frente a las democracias europeas (o a lo que aún quede de ellas) y a la vez enviando un mensaje inequívoco a los tenedores internacionales de deuda española. No olvidemos que Cataluña es el 20 % del PIB español. Hay que ser idiota de marca para cargarse la única economía que funciona del país, pero esto es España.


La entrevista con Jaume Alonso-Cuevillas, abogado de Puigdemont, pone de manifiesto la pestilente sentina político-judicial en la que estamos metidos. Ni Dios sabe cómo saldremos de ahí. Hasta se han traído al rey emérito de refuerzo. 

Otra interesante entrevista al ex juez Elpidio Silva (14-1-2018).

Indispensable el artículo de Jaime Pastor, Tras el 21D: nueva fase, viejos retos, especialmente el último apartado.

Coincido totalmente con el análisis de Fernando López Agudín, La involución preconstitucional (9-1-2018).

2.
Javier Pérez Royo: "El recurso simultáneo al principio de legitimación democrática y a los tribunales de justicia para dar respuesta al mismo problema no es posible. [...] El arbitraje político, a través del principio de legitimidad democrática, y el arbitraje judicial, a través del principio de legalidad, se repelen. El uno o el otro" (Democracia o Tribunal Supremo). Lapidario. Pues vaya cromo. La conclusión es demoledora y deja en evidencia la contumaz irresponsabilidad del gobierno del Estado: 

"Con los resultados del 21D, la formación de gobierno no hubiera sido fácil. Con la intervención del Tribunal Supremo es sencillamente imposible. 

El Poder Judicial no puede participar en el juego político. Cuando ocurre esto último, el juego se acaba. ¿Para qué han votado los ciudadanos el 21D si ahora el Tribunal Supremo decide que el gobierno que se podría constituir de acuerdo con el resultado de la votación, no puede hacerlo? Si deciden los ciudadanos, hay un gobierno. Si decide el Tribunal Supremo, hay otro distinto. El presidente Rajoy ha convocado a los ciudadanos a las urnas para que elijan un gobierno y, simultáneamente, a través del Fiscal General del Estado, ha pedido al Tribunal Supremo que impida la formación de dicho gobierno."

Tendrá que ser Europa, otra vez, la que imponga el orden a este gobierno de dementes. Pero veamos la historia:

- Rajoy Brey fue obligado a convocar elecciones en Cataluña. No era esta su intención, sino la de intervenir Cataluña sine die mediante el art. 155 a fin de liquidar el independentismo por vía policial-judicial, y en general arrasar Cataluña. A lo grande, como Primo de Rivera, tomándose su tiempo. Pero alguien que manda en Europa (y probablemente san BCE tuvo mucho que ver en ello) le impuso elecciones inmediatas en Cataluña, levantar el 155 y el estado de excepción, y cerrar de una vez, en 55 días, la crisis de Cataluña. Ese era el plan, aplaudido, además, por todos. Porque España, no lo olvidemos, tiene 2 billones de deuda externa.

- Ahora bien, Rajoy Brey ha hecho caso omiso y ha ido a la suya (!). Efectivamente, convocó elecciones en Cataluña. Pero simultáneamente ha metido en la cárcel a los políticos. Genial. Cabe suponer que en Europa alucinen en colores. Pero el caso es que las elecciones no han servido para nada, y la crisis de Cataluña sigue y seguirá abierta. Tela.

Veremos ahora si quienes mandan en ese manicomio de la UE tienen algo que añadir o bien nos dejan por imposibles y nos envían a hacerle compañía a Grecia. No va a estar san BCE comprando deuda española a espuertas, y dándonos de comer, para que nos pitorreemos en su cara. Vaya, yo no soy alemán, pero me imagino que la paciencia tendrá también un límite.


Recomiendo encarecidamente la entrevista al catedrático Javier Pérez Royo, publicada en VilaWeb. Hay un montón de observaciones interesantes.

Lecturas recomendadas
- Carles Bellsolà, Entrevista a Jaume Alonso-Cuevillas, abogado de Puigdemont: "Se está haciendo una causa general contra el independentismo" (5-1-2018)  
- Javier Pérez Royo, Esto no puede acabar bien nunca (6-1-2018), Democracia o Tribunal Supremo (8-1-2018), Entre el suicidio y la humillación y Majoria parlamentària / minoria social (11-1-2018)
- Josep Ramoneda, La mutació del règim (6-1-2018), Un imperatiu: formar govern (9-1-2018) y Un problema español (12-1-2018)
- Jaime Pastor, Tras el 21D: nueva fase, viejos retos (6-1-2018)
- Jordi Muñoz, Fer política en temps d'excepció (6-1-2018)
- Ramón Cotarelo, El gran robo del siglo (7-1-2018) 
- Xoán Antón Pérez Lema, El Tribunal Supremo aplicó a Junqueras una definición del delito de rebelión impropia de un sistema penal democrático (8-1-2018) 
- Fernando López Agudín, La involución preconstitucional (9-1-2018)
- Editorial / La Vanguardia, El adiós de Mas y el futuro de Cataluña (10-1-2018)
- Josep Casulleras Nualart, Javier Pérez Royo: "Quieren aprovechar la ocasión para esterilizar el independentismo" (9-1-2018). Versión original en catalán: "Pérez Royo: 'Volen aprofitar l'ocasió per esterilitzar l'independentisme'".
- Suso de Toro, Unir fuerzas y restituir el autogobierno (10-1-2018) y Orgullo español (14-1-2018)
- Fabio Marcelli, Catalogna, la cura Rajoy minaccia di uccidere il malato (10-1-2018) 
- Coronel Amadeo Martínez Inglés, "La señora Rovira contó la verdad, aunque no la verdad completa" (8-12-2018) 
- Varios autores / Punto Crítico, Derecho penal del enemigo: auto de la juez Lamela. ¡Los "indepes" son ETA!, especialmente el editorial "Construyendo el enemigo", y sobre todo el contundente resumen del exletrado del TC Joaquín Urías, "Dos autos de prisión y muchas dudas democráticas" (6-12-2018)
- Enric Juliana, El Ministerio del Tiempo está en Bilbao (14-1-2018) 
- Carlota Camps, Elpidio Silva: "Si Puigdemont viene a la investidura, Código penal en mano, no se lo puede detener" (14-1-2018) 
- El Nacional, Una exjueza del Tribunal de Estrasburgo sobre los presos políticos: "Es muy difícil de entender" (14-1-2018)

Otros temas
- Manuel Castells, Trump: la conexión Agalarov (13-1-2018) 
- Marina Estévez Torreblanca, Yanis Varoufakis: "La crisis se está haciendo más profunda, más tóxica, más permanente" (13-1-2018)

No hay comentarios:

Publicar un comentario