21 de octubre de 2017

(Hacia el Estado fallido.)

Hoy el gobierno del PP ha decretado el fin de la democracia y el inicio del Estado fallido en España.

En cuanto a lo primero es obvio: cuando un Estado opta por la violencia para resolver los problemas políticos, deja de ser un Estado democrático. En un Estado democrático (art. 1 CE) la política debe ser el único instrumento para resolver los problemas políticos, SEAN CUALES SEAN esos problemas, quepan o no en la Constitución o la desborden. Lamentablemente, no es nuestro caso.

Ahora bien, para llegar a donde estamos el gobierno del PP ha necesitado poner todas las instituciones del Estado a su servicio, desde el Tribunal Constitucional a la Fiscalía, y lo mismo respecto del Poder Judicial, empezando por el Consejo General del Poder Judicial. En España ya no hay apenas Estado, sino solo un "gobierno" que actúa a discreción (entre comillas "gobierno", porque no puede haber gobierno sin Estado, sino una simple banda o camarilla que ocupa el poder).

Las medidas adoptadas hoy liquidan de cuajo el único Estado que aún nos quedaba: las autonomías, empezando por la autonomía clave de Cataluña. (La pretensión del gobierno es clara: arrebatar el control político de Cataluña a los catalanes y convertir Cataluña en una especie de virreinato. El conflicto está garantizado, como no puede ser de otra manera, porque Cataluña no es la Cuba de la Regente María Cristina.)

Culmina así el largo recorrido emprendido por algunos dementes desde el inicio mismo de la democracia: desmantelar el Estado democrático de derecho surgido en 1978 y regresar al Estado preconstitucional, unitario y centralista (y, por supuesto, corrupto). Ahora bien: cuando se desmantela el Estado no se regresa a ninguna parte, sino que simplemente nos quedamos sin Estado. Y un país sin Estado es un Estado fallido. Esta es la situación actual.

Franco liquidó el Estado democrático republicano y construyó un Estado y una legalidad nuevas a partir de cero. Pero aquí no hay construcción de ningún Estado nuevo, sino simple desmantelamiento del Estado democrático y su sustitución por una camarilla de rateros y delincuentes. En realidad, asistimos esos días al último acto de un prolongado golpe de Estado pergeñado por los golpistas de siempre. No hace falta saber ni quiénes son: son simplemente un puñado de dementes que nunca aceptaron el Estado constitucional de 1978 y se han pasado 40 años conspirando para regresar al Estado franquista corrupto a fin de seguir robando impunemente. Es el contragolpe de los chorizos y corruptos para perpetuarse en el poder.
Eso es todo.

Quizá a muchos les parezca exagerado ese cuadro. Lo resumo así: lo que nos espera es el CAOS. Porque un Estado fallido es eso: caos. El desbarajuste económico inminente será el canario en la mina de esta nueva situación.

Coda
En cuanto a la pretendida convocatoria de elecciones autonómicas en Cataluña en el plazo de seis meses, es tan surrealista que ni se entiende. Todos los partidos políticos catalanes son abiertamente disidentes, por decirlo así (es decir, los que no defienden la independencia, defienden el referéndum de autodeterminación), exceptuando PPC y Ciutadans (y un PSC definitivamente desquiciado), en correspondencia con una sociedad catalana disidente: un 80 % no acepta la "legalidad" española, ni tiene la más mínima intención de "regresar" a ninguna legalidad, PORQUE NO NOS DA LA GANA. Porque para el 80 % de los catalanes la Constitución española, así como un Estatut impuesto por el PP a través del Tribunal Constitucional, y la monarquía, forman parte irreversible del pasado. Un pasado muerto y finiquitado. En este contexto, ¿qué elecciones autonómicas se pretenden? A no ser que se ilegalizaran los partidos disidentes, que en Cataluña son TODOS, excepto los mencionados PPC y Ciutadans. ¿Se pueden convocar unas elecciones autonómicas con solo PPC y Ciutadans? Por lo visto, para Rajoy Brey, sí. Lo dicho: surrealista. Por lo tanto, esa supuesta convocatoria de elecciones es una tomadura de pelo como la copa de un pino. No habrá tal convocatoria de elecciones.


Lo único cierto e indubitable es que hoy se ha liquidado la autonomía de Cataluña, y esta liquidación es definitiva. Cataluña nunca volverá a tener autogobierno, por lo menos dentro de este no-Estado. Si hoy ha habido algún golpe de Estado con el art. 155, es este. Y esta liquidación de las instituciones catalanas es, como he dicho arriba, la culminación del desmantelamiento del Estado democrático de derecho surgido en 1978, y el final de trayecto de esta aventura demente es el Estado fallido, y por supuesto autoritario, mientras exista.

 

(Goya - Los Caprichos.)
85.                      


Una nueva etapa.



Importante el artículo del catedrático Javier Pérez Royo, Alea jacta est: ya sabemos lo que significa el 155, que viene a ser como la última palabra de este desastre que nos ha tocado vivir.

Lecturas recomendadas
- Manuel Castells, Intervención (21-10-2017)
- Javier Pérez Royo, Alea jacta est: ya sabemos lo que significa el 155, La Constitución Territorial no puede ser propiedad privada (21-10-2017) y Apariencia de justicia (22-10-2017)
- Ignacio Escolar, Poder absoluto en Cataluña para Mariano Rajoy (21-10-2017)
- Josep Carles Rius, Artículo 155: Cataluña vuelve a la resistencia (21-10-2017)
- Canal 3/24, Declaraciones de Ada Colau (21-10-2017) vídeo  

No hay comentarios:

Publicar un comentario